Mientras libera a presos etarras, el Gobierno quiere sancionar homenajes a la banda

El ministro del Interior, Fernando Grande Marlaska, durante su intervención en la sesión de control al Ejecutivo en el Congreso. EFE/ Emilio Naranjo
|

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha dicho este martes que su departamento tiene avanzada la normativa que regulará sanciones a los participantes en homenajes de bienvenida a presos de ETA que queden en libertad y los jueces no consideren delito de enaltecimiento del terrorismo.

En declaraciones a Radio Nacional de España, el ministro ha considerado necesaria esta nueva regulación ante «resoluciones judiciales en materia de los ongi etorri (homenaje de bienvenida) y de manifestaciones concretas al recibir a presos de la organización terrorista ETA una vez que han liquidado su condena» que no consideran que constituyen enaltecimiento del terrorismo.

«Hay actos públicos que denotan una ausencia de sensibilidad y de valores democráticos y que conculcan la dignidad de las víctimas», ha subrayado Grande-Marlaska.

Ha añadido que dado que «dentro de un Estado de derecho esas conductas se entiende que no son susceptibles de constituir un delito de enaltecimiento», el ministerio «está trabajando, y ya hay un borrador avanzado, para que se constituya en una infracción de carácter administrativo con la sanción correspondiente».

Ha insistido en que este proyecto verá la luz lo antes posible pues el ministerio está trabajando «de forma decidida también con las propias asociaciones de víctimas» y es uno de sus «objetivos prioritarios».

Fernando Grande-Marlaska ha realizado estas manifestaciones horas antes de participar en la inauguración del Centro Memorial de las Víctimas del Terrorismo en Vitoria.

La desvergüenza del ministro, con una de cal y otra de arena, no tiene freno. Desprecia a las víctimas, desprecia a toda la sociedad y, al mismo tiempo, nos quiere hacer creer que lucha contra aquellos que necesita y que tiene como socios de Gobierno.