Militares piden «garantías jurídicas» al gobierno ante sus labores de seguridad en Ceuta

|
Nadie se fía ya de la falta de espina dorsal del gobierno. Las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad ya saben que en reiteradas ocasiones han sido abandonados por las autridades cuando han tenido que hacer uso de la fuerza para enfrentarse a disturbios de distinta intensidad. Ahora, los miembros de las Fuerzas Armadas, temen ser abandonadas igualmente por el poder político en momento de extremo riesgo como el que se está viviendo en Ceuta.

La Asociación Unificada de Militares Españoles (AUME) ha reclamado las «máximas garantías jurídicas» en la actuación de los miembros de las Fuerzas Armadas en Ceuta, donde están patrullando conjuntamente con la Policía y la Guardia Civil en funciones de seguridad ciudadana ante la entrada masiva de inmigrantes.

En un comunicado, AUME pide esas garantías «previendo intervenciones» que puedan tener que llevar a cabo los militares y que puedan desembocar en «procedimientos jurídicos», como ha ocurrido en otras ocasiones con miembros de la Guardia Civil investigados.

El Ejército de Tierra mantiene en Ceuta un amplio despliegue de centenares de militares, con tres regimientos, tres batallones y una unidad destacados de forma permanente en la ciudad autónoma, con lo que su número, del que no hay datos oficiales, supera posiblemente al de los 1.100 policías y guardias civiles que trabajan allí.

Desde anoche, algunos de esos militares se han desplegado en la ciudad para atender a los migrantes llegados desde Marruecos y prevenir nuevas llegadas en funciones de seguridad con los agentes de la autoridad, aunque ni el Gobierno ni el Ministerio de Defensa han dado datos concretos de cuántos están actuando.

«La experiencia de actuaciones anteriores tiene que servir de guía para que la actividad de las Fuerzas Armadas cuente con todo el apoyo necesario y la máxima atención a las situaciones que puedan surgir», dice AUME ante este despliegue.

Y traslada «todo el ánimo y apoyo a los compañeros que, en acciones de control o de apoyo logístico, están interviniendo en la actual situación».

La asociación espera que «la acción del Estado haga terminar cuanto antes esta situación a la que se ven sometidas las Fuerzas Armadas, los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado, la población de Ceuta y las propias personas migrantes».

AUME también pone a disposición de los militares sus servicios y avanza que formulará varias preguntas en el consejo de personal de las Fuerzas Armadas sobre su situación en intervenciones como la de Ceuta.

Otra organización de militares, la Asociación de Tropa y Marinería Española (ATME), ha mostrado también su «más firme apoyo» a todos los miembros de las Fuerzas Armadas desplegados en Ceuta, que suponen, dice, «la última esperanza de España en caso de crisis».

«A día de hoy, nuestras Fuerzas Armadas son utilizadas como últimos cartucho ante cualquier crisis que azote nuestro país».