Derecho a la vida

Multitudinaria «Marcha por la vida» en Washington

|

Gran manifestación provida por las calles de Washington

Cientos de miles de defensores del derecho salieron a las calles de Washington este viernes con motivo del 49° aniversario del caso Roe vs. Wade, que legalizó las practicas abortivas en los EE.UU. Este año, la Corte Suprema, de tendencia felizmente conservadora, podría anular dicha jurisprudencia.

Pese al silencio generalizado de los medios de comunicación en España, sí fue noticia el hecho de que las calles de Washingotn se colmaran de personas que clamaban por el derecho a la vida y contra la cultura de la muerte. Centenares de miles de manifestantes de todo el país marcharon bajo las gélidas temperaturas de la capital rumbo al Tribunal Supremo de los EE.UU.

Llevaban carteles y pancartas en los que se podía leer «El futuro es contra aborto» o «Somos la generación post Roe», o «Defendemos la vida», o «Familias fuertes hacen naciones fuertes».

Miembros de "Patriot Front", un grupo supremacista blanco, asisten a la "Marcha por la Vida" anual, en Washington, Estados Unidos, el 21 de enero de 2022.

La Corte Suprema de Estados Unidos podría autorizar en los próximos meses a los estados miembros a imponer mayores restricciones a las prácticas abortivas y anular la doctrina Roe vs. Wade.

El año pasado, un tribunal estatal bloqueó la ley del estado de Misisipi que prohíbe realizar abortos tras  las 15 primeras semanas de embarazo. Ahora será el Tribunal Supremo quien examinará la ley y tomará la decisión sobre su contenido y sobre la jurisprudencia anterior favorable al aborto.

El caso Roe vs. Wade

Roe vs. Wade es el caso judicial de 1973 en el cual la Corte Suprema de Estados Unidos decidió que la Constitución protegería la libertad de una mujer embarazada para abortar hasta las 22 o 24 semanas de embarazo, momento en el que el feto, se decía, empieza a ser viable.

Un manifestante a favor del aborto sostiene un cartel en una manifestación opuesta a la "Marcha por la Vida", en Washington, Estados Unidos, el 21 de enero de 2022.

Jeanne Mancini, presidenta de la «Marcha por la vida», el grupo nacional antiabortista que organiza el evento, dijo que los activistas tienen la esperanza de que «este año nos acerque mucho más a la construcción de la cultura de la vida por la que todos hemos marchado desde que Roe vs. Wade se impuso en nuestra nación hace casi 50 años».

El partido demócrata y la Administración Biden/Harris está presionando por todos los medios para que la vieja doctrina sobre el aborto no sea ahora revisada por el Tribunal Supremo de los EE.UU.

El giro contra el aborto en Texas

El movimiento en favor del derecho a la vida y contra la cultura de la muerte también celebra una ley del estado de Texas que limita el aborto y que el Tribunal Supremo validó para que entrara en vigor el pasado mes de septiembre. Esta ley no permite el aborto después de las seis semanas de embarazo, a partir del momento que se pueden percibir los primeros latidos del corazón, y no contiene excepciones para los casos de incesto o violación.

La ley también invita a cualquier ciudadano a presentar una demanda civil contra las personas que ayuden a otras a abortar contra estas nuevas cláusulas y ofrece indemnizaciones de hasta 10.000 dólares a cada ciudadano por juicio ganado.

En los últimos seis meses, el Tribunal Supremo rechazó tres veces la posibilidad de invalidar esta ley, la última vez este jueves, cuando se negó a devolver el caso a un juez federal que había bloqueado la legislación en primera instancia y el caso quedó en manos del tribunal federal de apelación de Nueva Orleans, de tendencia conservadora.

En caso de que el Tribunal Supremo anule el caso Roe vs. Wade, cada estado podría elegir si prohibir o permitir el aborto y se estima que la mitad de los estados tomarían acciones para restringirlo.