PUBLICIDAD
ACUSADA POR 'THE TIMES'

Greta Thunberg: la instrumentalización de una adolescente por el lobby verde

|

La llegada de la activista sueca Greta Thunberg a Lisboa, prevista para el martes, ha desatado la expectación en la capital lusa, donde su recorrido marítimo se sigue casi en tiempo real.

«Día 18. ¡Aceleramos hacia Europa! El tiempo estimado de llegada ahora mismo es la mañana del martes. Llegaremos al muelle de Alcántara, Lisboa. ¡Estamos deseando veros allí!». Este es el mensaje que publicó en Instagram la adolescente, que cruza el Océano Atlántico en catamarán para llegar a la cumbre del clima de Madrid.

PUBLICIDAD

Mientras, se le acumulan los detractores. El último, el periódico The Times, que asegura que su activismo ha sido impulsado y promovido según sus propias investigaciones por grandes lobbies y empresas energéticas verdes.

Según recoge El Mundo, señala que su presión estaría favoreciendo a grupos poderosos que la podrían estar utilizando para sus propios beneficios. «El fenómeno Greta también ha involucrado a lobistas verdes, relaciones públicas, eco-académicos y un grupo de expertos fundado por una rica ex ministra socialdemócrata de Suecia con vínculos con las compañías de energía del país. Estas compañías se están preparando para la mayor bonanza de contratos gubernamentales de la historia: la ecologización de las economías occidentales. Greta, lo sepan o no ella y sus padres, es la cara de su estrategia política», escribe.

El medio británico afirma cuando Greta Thunberg llevó a cabo su huelga escolar junto al parlamento sueco, pasaba por la calle el fundador de la plataforma We Don’t Have Time (No Tenemos Tiempo), Ingmar Rentzhog. El magnate, minutos más tarde, subía a su página de Facebook una imagen de la joven. A partir de ahí, el rostro de la activista y su mensaje comenzó a copar los principales tabloides del mundo. Con el paso de los meses se ha descubierto, que el fundador de la plataforma ya conocía previamente a Greta Thunberg y el mensaje que promulgaría con el fin de «facilitar la transición al corporativismo verde».

En un primer momento, Rentzhog comentó que vio a Greta «por casualidad», finalmente admitió a The Times que una semana antes había recibido un correo de Bo Thoren, líder del grupo local Fossil Free Dalsland, en el que le informaba de la protesta. Este último había conocido a la adolescente después de un concurso de redacciones sobre el medio ambiente organizada por el periódico Svenska, en el que la sueca había logrado el segundo puesto. Tras el concurso, el activista climático se puso en contacto con ella y el resto de ganadores con el fin de «involucrar y obtener ayuda de los jóvenes para aumentar el ritmo de la transición hacia una sociedad sostenible». Él mismo fue el que animó a Thunberg a manifestarse. Necesitaba incorporar a su causa «caras nuevas».

PUBLICIDAD