PUBLICIDAD
'UNA SOLUCIÓN REALISTA'

La solución de Trump para la paz en Oriente Medio

|

El presidente estadounidense, Donald Trump, desveló este martes su plan de paz para Oriente Medio, una “solución de dos Estados realista” que favorece los intereses de Israel y ofrece a los palestinos una soberanía limitada sobre su futuro país al tiempo que deja intactos los asentamientos israelíes.

El plan de Trump, que se topó con el rechazo inmediato de los líderes palestinos, otorgaría a Israel el control íntegro de Jerusalén como capital y le permitiría anexionar el valle del Jordán.

PUBLICIDAD

“Mi propuesta presenta una oportunidad con la que ganarían los dos lados, una solución realista de dos Estados que resuelve el riesgo que presentaba para la seguridad de Israel un Estado palestino”, dijo Trump durante una ceremonia en la Casa Blanca junto al primer ministro israelí en funciones, Benjamin Netanyahu.

Trump argumentó que su plan de paz, que ha tardado más de dos años en presentar, es “diferente” al de sus predecesores porque contiene muchos más detalles “técnicos” de partida, con 80 páginas de propuesta.

“Esta es la primera vez que Israel ha autorizado la publicación de un mapa conceptual que ilustra las concesiones territoriales que está dispuesto a hacer para conseguir la paz”, subrayó.

Ese mapa, que Trump publicó poco después en su cuenta de Twitter, muestra un Estado palestino contenido casi por completo dentro de Israel -con la única excepción de la frontera de Gaza con Egipto- y la pérdida del valle del Jordán, un territorio fértil y fronterizo con Jordania y el Mar Muerto que quedaría bajo soberanía israelí.

“Israel retendrá el control de seguridad en toda el área al oeste del río Jordán, lo que nos dará una frontera oriental permanente para poder defendernos“, dijo Netanyahu.

PUBLICIDAD

El mapa contempla la conexión de los territorios palestinos de Gaza y Cisjordania mediante un túnel de alta velocidad, y acceso a “algunas instalaciones” en los puertos mediterráneos israelíes de Haifa y Ashdod, además de dos conexiones terrestres con Jordania.

También amplía Gaza con la creación de una zona industrial y otra agrícola sin frontera con Egipto, pero no exige a Israel que acabe con “ningún asentamiento”. “La población israelí ubicada en zonas que permanezcan dentro de territorio palestino contiguo pero sean parte del Estado de Israel deben tener la opción de seguir donde están a no ser que decidan lo contrario”, indica el texto del plan.

Trump dejó claro que su propuesta contempla a Jerusalén como “capital íntegra” de Israel, y generó confusión al prometer al mismo tiempo que los palestinos podrían instalar la suya en la zona oriental de esa ciudad.

La letra pequeña del plan aclara que la capital palestina solo podría ubicarse en las afueras de Jerusalén, “al este y al norte de la barrera de seguridad actual” de la zona oriental de la ciudad, y llamarse Al Quds (Jerusalén en árabe).

PUBLICIDAD