Nicaragua: Ortega asedia a las ONG y medios de comunicación críticos

|

Daniel Ortega continúa violando los derechos de sus opositores políticos y mediáticos con la finalidad de erosionar las opciones de éstos a la presidencia del gobierno en las próximas elecciones de noviembre de 2021. Tras impedir la inscripción electoral del principal partido de la oposición, el Partido Restauración Democrática (PRD),  ahora el régimen comunista de Nicaragua carga contra la libertad de expresión y la acción de las ONG que denuncian la involución política del régimen.

El 20 de mayo, el Gobierno de Daniel Ortega ordenó allanar las oficinas del diario digital crítico con el régimen, el ‘Confidencial’. Mientras ocurría el registro, periodistas de otros medios de comunicación que cubrían la noticia, como el corresponsal de la agencia de noticias AFP en ese país, fue detenido y luego liberado sin su teléfono móvil por grabar imágenes de la policía cargando en camionetas documentos incautados.

La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) calificó este hecho como una afrenta a la libertad de expresión que «merece nuestro más profundo repudio». El Gobierno de Ortega «viene utilizando todos los instrumentos legales y judiciales en contra de medios, periodistas y opositores».

Tal y como denunció el presidente de SIP, «Es evidente que el Gobierno de Daniel Ortega está empecinado en borrar del mapa a los medios de comunicación y periodistas independientes, así como a sus opositores políticos, para allanar su camino hacia las elecciones de noviembre».

Las oficinas allanadas de ‘El Confidencial’ pertenecen al hijo de la expresidenta Violeta Barrios de Chamorro (1990-1997), el también periodista Carlos Fernando Chamorro. Su hermana, Cristiana Chamorro, aspirante a la Presidencia, tiene abierto un proceso penal con evidentes tintes políticos por parte del Ministerio de Gobernación.

Es la segunda vez que ocurre un allanamiento a este medio, el primero fue en diciembre de 2018, cuando ‘El Confidencial’ junto a otras publicaciones digitales como ‘Esta Semana’, ‘Esta Noche’ y la ‘Revista Niú’, fueron ocupados por la Policía.

El secretario general de la Organización de los Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, pidió que cese de inmediato el acoso a los medios de comunicacion, a los periodistas y a los miembros de las ONG que actúan en el país.

«Exigimos se respete la vida y la integridad física de los trabajadores de Confidencial y cese el acoso. El respeto a la libertad de expresión como elemento esencial de la democracia hace repudiable este tipo de atentados», señaló Almagro.

José Miguel Vivanco, director ejecutivo para las Américas de Human Rights Watch, acusó a Ortega de estar intensificando sus acciones represivas en contra de la sociedad civil, los medios de comunicación independientes y los sectores de la oposición, con el fin de “impedir cualquier crítica y robarse las elecciones presidenciales de noviembre 2021”.

Los hechos ocurren menos de seis meses antes de las elecciones generales en el país, en las Ortega buscará la reelección.

El Gobierno sandinista ha emprendido una persecución judicial contra a la aspirante presidencial Cristiana Chamorro por supuesto lavado de dinero. Chamorro Barrios,  ha señalado que le «parece que es una acusación macabra, parte de la monstruosidad que nos monta este régimen para impedir a ciudadanos a trabajar por Nicaragua y, en el fondo, para impedir a los nicaragüenses que podamos votar libremente el 7 de noviembre».