No dejemos que la izquierda destruya la inocencia de nuestros hijos

|

*Este artículo ha sido originalmente publicado en inglés en el digital The American Spectator por Itxu Díaz. Por su interés, reproducimos su traducción al español. Itxu Díaz es un periodista, escritor y humorista político español. Ha escrito nueve libros sobre temas tan diversos como la política, la música y los electrodomésticos inteligentes. Es colaborador de Daily Beast, Daily Caller, National Review, American Conservative, The American Spectator y Diario Las Américas en Estados Unidos, y columnista de varias revistas y periódicos españoles. También ha sido asesor del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte de España. 

No dejemos que la izquierda destruya la inocencia de nuestros hijos.

Deberíamos cultivar las virtudes de la infancia.

por ITXU DÍAZ

La mayoría de las tonterías que los izquierdistas de este siglo (antes proletarios, ahora identitarios) han planteado podrían ser fácilmente desmontadas por los niños. Si a veces perdemos la espontaneidad o la capacidad de discernir entre el bien y el mal, es sólo porque, al crecer, olvidamos que seguimos siendo el niño que fuimos. Reconozco que en mi caso ha desaparecido cualquier rastro de mis antaño gruesos y rizados mechones, he engordado de forma tan desproporcionada que parezco estar embarazada de mí misma y me han aparecido arrugas traicioneras por toda la cara. Pero sé que detrás de la apariencia de Billy Joel «Shameless» que veo en el espejo, el niño que fui sigue contemplando la vida y a menudo sólo aparece cuando me siento a escribir. Nuestro niño interior es nuestra mejor defensa contra la intoxicación ideológica de la izquierda.

Envuelto en la bruma de los canales venecianos, Rilke escribió que «la única patria que tiene el hombre es su infancia». En cierto modo, volver a ella es una forma de recuperar nuestra identidad perdida. Es en la infancia donde todavía late nuestro primer encuentro con la ley natural. Es entonces cuando se forjan las primeras líneas rojas en la conciencia. Por eso digo que muchas de las tonterías que fluyen en ríos de tinta hoy en día se desvanecerían en apenas unos segundos si fueran juzgadas por un niño. Si quieren comprobarlo, enfrenten a un niño a la idea del aborto, díganle que hay niños que nacen niñas y niñas que nacen niños, o traten de explicarle que en Holanda se ayuda a morir a los abuelos, y se sorprenderán de cómo su aplastante sentido común reacciona para destruir los tambaleantes cimientos del progresismo contemporáneo.

Esa podría ser la razón por la que la izquierda odia que los niños sean niños. También explica por qué, en el primer día de su administración, Joe Biden -un amigo de los niños- firmó una orden ejecutiva que obliga a las escuelas públicas a adoctrinar a los escolares sobre la orientación sexual y la identidad de género. La izquierda quiere promover la transexualidad infantil porque conecta a los menores con las mentiras de los mayores. Quieren que los niños se conviertan en adultos, y rápidamente. En otras palabras, quieren que los niños se vuelvan tan idiotas, agrios, cínicos y relativistas como cualquier otro. La brillante escritora italiana Susanna Tamaro lleva años advirtiéndonos de este peligro: «Siempre les digo a los niños que tienen que tener un sueño y luchar por ese sueño», dijo hace tiempo, «eso es fundamental porque el mundo de hoy es tremendamente cínico y hay niños que se convierten en pequeños cínicos, y eso es horrible».

Un reciente informe de Alliance Defending Freedom advierte que la administración Biden quiere ir más allá en su campaña antieducativa torpedeando también las universidades privadas cristianas, porque el control total de la educación, desde el jardín de infancia hasta la universidad, es la única forma de perpetuar ideas que no se sostienen por sí mismas. La izquierda es incapaz de exponer a los niños, incluso a los adolescentes, razones convincentes que desarmen su sentido común, por lo que se limita a ahogarlos en un océano de propaganda. La mencionada propaganda sobre los niños transexuales es un buen ejemplo. «Es malo fomentar una mentira», explicaba la doctora Michelle Cretella en 2017. «Sabemos que nadie nace transgénero. Sabemos que es un mito. Lamentablemente lo promueven muchos profesionales de la medicina, los medios de comunicación y los educadores. Pero no es cierto. Si reforzamos esta mentira, en realidad estamos fomentando que el niño desarrolle una falsa creencia inamovible».

Por otro lado, y gracias a Dios, los niños tienen la virtud de la espontaneidad: cuando no entienden algo, se ríen si les parece increíble; cuando no les gusta algo, se sienten muy a gusto haciéndonos saber «Eso es asqueroso»; y cuando se encuentran con algo especialmente despreciable, preguntan: «¿Pero por qué lo hacen?»

Innumerables autores han tratado el tema de la infancia. Pero ninguno se lo tomó tan en serio como G. K. Chesterton, quizá porque consiguió un milagro: ser niño todos los días de su vida. Nunca dejó de mirar el mundo con los ojos de un recién nacido: «Lo maravilloso de la infancia es que todo en ella era una maravilla».

Al final, el universo de un niño es exactamente eso: magia, sueños, diversión, sensaciones, ilusiones… aprendizaje. Uno de los grandes males de la crianza contemporánea es la ausencia de empatía con la realidad del mundo infantil. El adulto inmaduro suele exigir a los niños que actúen como si fueran mayores de lo que son. De ahí viene esa obsesión por acelerar todos los procesos, atravesando todas las etapas de la infancia. Algunos padres siempre se adelantan tres años a la edad real de su hijo, siempre le regalan algo más grande, más caro y más elaborado de lo que puede asumir, siempre le empujan ansiosamente a crecer

Y sin embargo, el presente es el momento más maravilloso de un niño, a cualquier edad. Hace unas semanas, un niño de cuatro años me dio la mejor lección de teología que he recibido nunca. En la iglesia, durante la misa del domingo, intentaba explicarle que Jesús está siempre en el sagrario. De repente, el sacerdote abrió el sagrario y sacó el copón para dar la comunión, y al ver la puertecita abierta, el niño gritó emocionado, rompiendo el silencio en el interior de la iglesia: «¿Pero qué haces? Jesús se va a escapar!».

No he visto una encíclica más clara y concisa que la fe espontánea de este niño, que, naturalmente, provocó un alboroto de risas en el pueblo de Dios. Dostoyevski dijo con razón: «El alma se cura estando con los niños».

A menudo se ha escrito que los niños no tienen prejuicios, dando a entender que eso los hace mejores. Empecemos por admitir que los prejuicios salvan vidas. Esta injusta reputación de los prejuicios no es más que un prejuicio. De todos modos, claro que los niños los tienen. De hecho, el niño tiene una capacidad casi sobrenatural para detectar a un idiota o a un malhechor. Yo diría que es la pureza del alma del niño la que le permite olfatear la codicia, la mentira y todo tipo de maldad. Lo que el niño no puede tener son prejuicios estúpidos, de esos que los adultos atesoramos como si fueran oro.

Si alguna vez te sientas con niños a ver una película policíaca te sorprenderá que, sin entender la trama, sean capaces de señalar inmediatamente al malo de la historia. Y lo que es más sorprendente: nunca fallan. Hay en el niño un resplandor de virtud primigenia, quizá un rastro de lo que somos en el momento en que llegamos a la Tierra, todavía limpios de la basura que nuestra conciencia irá acumulando a medida que nos arrastremos por los caminos de nuestra vida. Es un largo viaje desde el niño adorable que, con el paso de los años, se convierte en algo monstruoso como, no sé, Nancy Pelosi.

Y si hemos hablado de su capacidad de asombro, de su franqueza, de su sinceridad, de su sencillez y de su intuición, también debemos hacer mención a la infinitud de sus sueños. La capacidad de soñar es una de las primeras cosas que perdemos al envejecer. Y es quizás la pérdida más dolorosa. Quien no es capaz de soñar está condenado a la desilusión. Gracias a los sueños, sobreviví a mis profesores de matemáticas: Me pasé toda la infancia soñando que un día me libraría de ellos. Es un hecho científico que mis sueños se hicieron realidad.

Hay una forma inmediata de echar a perder todas estas virtudes de la infancia, y es intentando que los niños crezcan antes de tiempo: sentándolos frente al televisor para que admiren un mundo de maldad y perversión que aún no pueden comprender, envenenándolos con la cicuta de la competencia a cualquier precio, y bombardeando las instituciones que dan seguridad a los niños, especialmente la familia y la escuela. No es de extrañar que, desde hace décadas, la familia y la escuela sean el principal enemigo a derrotar para buena parte de la izquierda.

En la defensa de la familia y la escuela está el secreto de legar la libertad a las generaciones futuras. Y también la oportunidad de contemplar la vida con la sencillez de un niño. Después de todo, ¿hay algo más importante para ellos que la familia y la escuela? Ahí es donde empieza y termina su maravilloso mundo.

Dicen que cuando un autor empieza a defender la infancia, ha crecido. Pero la gente dice muchas tonterías. Personalmente, si tengo que admitir que he crecido más de lo debido, es sólo para confirmar que llevo con orgullo el peso de ser un niño grande, pero niño al fin y al cabo. No creo que se encuentre una versión mejor de mí que la de los 7 años, cuando escribí mis primeros cuentos (mi padre guarda algunos de ellos bajo llave, para evitar que arruinen mi carrera literaria). Supongo que la vida, como nos dijo Camus, no es más que «un largo rodeo para volver a las tres o cuatro verdades sencillas a las que se abrió nuestro corazón en la infancia». Nadie tiene derecho a socavar ese saludable camino de la infancia.

*Itxu Díaz es un periodista, escritor y humorista político español. Ha escrito nueve libros sobre temas tan diversos como la política, la música y los electrodomésticos inteligentes. Es colaborador de Daily Beast, Daily Caller, National Review, American Conservative, The American Spectator y Diario Las Américas en Estados Unidos, y columnista de varias revistas y periódicos españoles. También ha sido asesor del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte de España.