Cloacas

Nuevas grabaciones de Cospedal con Villarejo: «La libretita…mejor poderlo parar»

|

Cospedal quería evitar que los papales de Bárcenas («la libretita») viesen la luz o, al menos, que no salieran los nombres de los altos cargos del partido beneficiarios de la caja (entre los que figuraba el suyo)

La que fuera secretaria general del PP entre el 2008 y 2018, María Dolores de Cospedal, habría encargado a Villarejo, durante el primer semestre del 2013, proteger a la cúpula del PP de la publicación de los papeles de Bárcenas, que ponían de manifiesto una contabilidad paralela a la oficial y el pago de sobresueldos en negro a parte de los dirigentes populares, entre los que se encontraba ella misma, según se desprende de unas grabaciones del excomisario Villarejo publicadas hoy por el diario El País.

Estos audios, que forman parte del material requisado por la policía en la casa y las oficinas de Villarejo en el marco de la operación Tándem, que provocó su detención, desvelan las conversaciones telefónicas entre el excomisario y María Dolores de Cospedal.

En ellas hacen referencia a los papeles de Bárcenas. Ambos especularon sobre el origen de las informaciones que estaban apareciendo en la prensa española. «Ha sido Esperanza Aguirre», señala Cospedal, que añade: A esta mujer se le olvida que, sabiendo todo Madrid que López Viejo era un sinvergüenza, lo hizo consejero… Es que nos hemos tragado mucho, ¿eh?».

Según El País, Cospedal intentaba evitar, recurriendo a Villarej, la publicación de la «libretita» (los papales) de Bárcenas, unos manuscritos en los que el extesorero del PP registró durante casi 20 años una contabilidad paralela con entradas, de casi 8 millones de euros, y salidas de dinero, en la que aparecían relevantes cargos del PP, entre ellos la propia Secretaria General. En las entradas aparecía también el nombre de «López Hierro» (el marido de Cospedal, Ignacio López del Hierro, negó que se tratara de el).

La primera de las llamadas que desvela el diario madrileño se produce el 20 de enero del 2013, una semana antes de que el mismo periódico publicase las primeras filtraciones de los papeles de Bárcenas. Cospedal recurrió Villarejo, su «aliado policial», para tratar de evitar que esa información viese la luz o, al menos, que no salieran los nombres de los beneficiarios de la caja B (donde ella y su marido aparecían).

«Oye, y la famosa libretita, ¿tú crees que la sacarán?», le pregunta Cospedal a Villarejo, que responde: «Yo, la libretita… a mí no me ha dicho… he hablado con los dos esto…». Cospedal prosigue: «Es que Inda se lo va contando a quien lo quiere oír», y Villarejo contesta: «Ya, pero a mí la famosa libretita que él dice que tal, él lo que me ha dicho es que tiene fotocopia de algunas hojas que el otro le ha enseñado, que no se las ha llegado a dar, el abogado. O sea, que lo de la libretita no la tiene físicamente, ¿eh? Ni siquiera Inda, creo, por lo que me ha dicho. ¿Qué va por ahí contando cosas? Es que es un bocazas».

Más adelante, Cospedal, altamente preocupada, retoma la cuestión de la «libretita»: «Por eso te estoy llamando. La libretita… sería mejor poderlo parar». A lo que Villarejo responde: «No te preocupes, que yo voy a estar al loro con esto y voy a hacer todo lo posible en estos días por hacerme mucho más el encontradizo con ellos».

La segunda conversación registrada fue el 16 de abril del 2013, después de la publicación de parte de los papeles de Bárcenas. El objetivo es torpedear los procesos judiciales que atosigaban al PP por la caja B y los sobresueldos a altos cargos del partido.

Villarejo comenta a Cospedal que junto con José Luis Olivera, ex comisario jefe de la UDEF, tratan de presionar al inspector policialManuel Morocho, que era responsable del informe que las fuerzas de seguridad del Estado debían hacer llegar a los jueces encargados del caso. Lo hacen para «convencerle de que quite lo más importante». Exclama que en ese informe estaba «hasta el nombre del presidente del Gobierno», en referencia a Mariano Rajoy.

En los papeles