Nuevo acto de censura y «cancelación». Sacan a Mahoma del Infierno de Dante

|

Holanda acaba de censurar al gran Dante Alighieri en el setecientos aniversario de su muerte. La cultura de la cancelación consiste, al parecer, en terminar con la cultura.  En el fondo, es un reconocimiento de que La Divina Comedia sigue siendo un clásico, y mantiene vigente su desafío.

Acaba de aparecer en neerlandés una nueva traducción de Infierno (De Hel), la primera y más lograda sección de esa obra del poeta florentino del renacimiento. Según trascendió en la prensa holandesa, no solo el estilo se ha adaptado para hacerla más accesible a niños y jóvenes (algo habitual aunque reprochable en la práctica editorial), sino que también se efectuaron algunos «recortes» al poema. El más despiadado es que el pasaje en el que aparece el profeta Mahoma ha sido retocado “para no herir susceptibilidades innecesariamente”, según informó la editorial Blossom Books. En otras palabras, los activistas de lo políticamente correcto han sacado a Mahoma del Infierno de la Divina Comedia y han enmendado la plana a Dante.

La decisión causó estupor, en especial porque durante siglos la comunidad musulmana no había hecho ninguna reclamación. El miedo es libre, sin embargo, y la memoria del atentado contra la revista Charlie Hebdo pesa sobre el mundo cultural europeo. Pero pesa aún más la presión de lo políticamente correcto: no ofender al Islam. De la misma manera que en la última edición de La cabaña del tío Tom se suprimió el adjetivo niger, ahora se saca a Mahoma del infierno literario de Dante.

La información sobre esta insólita adaptación se confirmó el sábado pasado, en un programa de la emisora belga Radio 1. Entre los invitados se hallaba la traductora belga Lies Lavrijsen, especializada en literatura infantil y juvenil en lenguas romances, que presentaba su versión del Infierno para Blossom Books. Allí explicó su proyecto. Al lector siempre le queda la decisión de no comprar un libro mutilado.

La Divina Comedia fue escrita en el siglo XIV, en un registro popular del italiano, en 33 cantos subdivididos en tercetos. El mismo Dante recorre el infierno guiado por su admirado Virgilio, que lo acompaña por los nueve círculos concéntricos donde personajes célebres (entre ellos, Homero, Ovidio, Platón y Sócrates) y anónimos padecen las torturas más horrendas e imaginativas, asignadas según la ética aristotélica (lo que no impide que Aristóteles habite en el primer círculo junto a otros paganos que vivieron en la era precristiana). En el noveno recinto del octavo círculo, Dante se encuentra con el profeta Mahoma, custodiado por demonios con espadas y castigado “porque al difundir su religión habría sembrado la discordia en la Tierra”. Este es el pasaje  eliminado de la traducción.

¿Es descartable que la bella Beatrice abandone ahora su género, mute el color de su piel o deje de ser bella?