Nuevo desplante de Podemos a la Corona: ni mirar, ni aplaudir

EFE/Emilio Naranjo
|

Pablo Iglesias ha vuelto a generar hoy anormalidad democrática.

Lo ha hecho en la conmemoración del 40º aniversario del 23F en el Congreso. Un acto que ha contado con la presencia de S.M. el rey Felipe VI. El evento, al que han asistido representantes de las instituciones del Estado, ha consistido en sendos discursos de la presidente de la Cámara, Meritxell Batet, y el monarca, cuya participación en eventos parlamentarios se limita a citas puntuales.

El acto ya apuntaba alto cuando siete partidos anunciaron que se descolgaban del mismo: ERC, EH Bildu, la CUP, Junts X Cat, BNG, PNV y Compromís, muchos de ellos, aliados del Ejecutivo. Lo hacían meramente por la presencia de la Corona, cuestionando además el papel que jugó Juan Carlos I durante el 23 de febrero de 1981.

Y cómo dice el refrán, dime con quién andas, y te diré quién eres: no es novedad que Iglesias no tenga ningún tipo de respeto por el Jefe del Estado español. Sin escrúpulos, más de una vez ha reivindicado ese «horizonte republicano». Pero ya ni en las formas trata de camuflar ese desplante.

Hoy, durante el acto de conmemoración, Iglesias no ha tenido la decencia de levantar cabeza. Y no sólo eso, sino que durante el aplauso al discurso del Rey, unas manos se han quedado inmóviles. Iglesias ni siquiera ha aplaudido al Rey… Porque le gusta generar anormalidad democrática.

Olvida, Señor Iglesias, la Constitución Española. Pero él, no es el único.

Los miembros de Unidas Podemos en la Mesa del Congreso, Gerardo Pissarello y Gloria Elizo, han evitado aplaudir las palabras del monarca y tampoco se han parado al pasar frente a Felipe VI.