Guerra Rusia - Ucrania

Papa lamenta 100 días de guerra en Ucrania: «Es la negación del sueño de Dios»

|

Jorge Mario Bergoglio llamó a rezar y a escuchar el “grito desesperado de la gente que sufre”. Asimismo, pidió “negociaciones reales para imponer un alto el fuego y una solución” al conflicto.

El papa Francisco nuevamente pidió este domingo «negociaciones reales” frente a «la cada vez más peligrosa escalada» del conflicto en Ucrania, durante las celebraciones de Pentecostés. El líder católico lamentó que se hayan cumplido 100 días de la guerra en Ucrania y aseguró que todo conflicto bélico supone «la negación del sueño de Dios”.

«En pleno furor de destrucción y de muerte, y mientras se avivan los enfrentamientos alimentando una cada vez más peligrosa escalada, renuevo mi llamado a los dirigentes de las naciones: por favor ¡no conduzcan a la humanidad a la destrucción!», clamó el pontífice desde la ventana del palacio apostólico ante 25.000 fieles reunidos en la plaza San Pedro.

«Cien días después de la agresión armada a Ucrania», Jorge Mario Bergoglio instó a «negociaciones reales para implementar un alto el fuego y una solución» al conflicto. «La pesadilla de la guerra, que es la negación del sueño de Dios, ha descendido. Los pueblos se enfrentan, se matan», lamentó Francisco, que debido a dolores en la rodilla no presidió la misa con motivo del Pentecostés, fecha en que la Iglesia celebra la llegada del Espíritu Santo sobre los primeros apóstoles.

Viajar a Ucrania

Francisco, que llegó en silla de ruedas a la basílica de San Pedro, leyó la homilía sentado. Durante su alocución, reclamó una Iglesia que sea una «casa acogedora» y «sin muros divisorios». Así, alertó del mal espíritu que se «ancla en el pasado, en los remordimientos, en las nostalgias y en aquello que la vida no ha dado» lo que ha confrontado con el Espíritu Santo, que, en cambio, lo que hace es llevar a las personas a «amar el aquí y el ahora».

El papa instó a escuchar «el grito desesperado de la gente que sufre, como lo vemos en los medios todos los días, se tenga respeto por la vida humana, se detenga la macabra destrucción de ciudades y pueblos por todos sitios». Para ello, llamó a seguir «rezando, comprometiéndonos por la paz sin cansarnos”, un día después de reiterar su disponibilidad a viajar a Ucrania, aunque en «el momento oportuno», y anunciar que la próxima semana se reunirá con representantes del Gobierno ucraniano, con los que abordará la posibilidad de un viaje al país en guerra.