Editorial

Persecución del gobierno a J. Carlos I: La AEAT le investiga ahora por ir invitado a cacerías

|

Parece que la fugaz visita de D. Juan Carlos a Sanjenjo ha sentado muy mal en Moncloa. Ya en su momento, el gobierno lanzó a sus portavoces, oficiales y oficiosos, a criticar la visita del viejo monarca a su propio país, del que nadie, teóricamente, le ha desterrado. Ahora, en una especie de lógica de acción-reacción, el Ministerio de Hacienda lanza a la Agencia Tributaria para investigar a D. Juan Carlos por las cacerías a las que fue invitado tras su abdicación en 2014.

¿A cuantos otros españoles les ha abierto la AEAT una investigación por acudir invitados a una cacería?

La AEAT  le ha requerido ahora a D. Juan Carlos que justifique quién pagó los vuelos y los gastos derivados de las monterías a las que acudió, según publica «El Mundo».

El tufo de la persecución al monarca que trajo la democracia a España, y de la utilización política de la AEAT para fines espurios, es altamente preocupante. Del rey abajo, ninguno.

El Departamento de Inspección Financiera y Tributaria de Hacienda le pide a D. Juan Carlos  que acredite el origen de los fondos con los que se sufragaron los vuelos y el resto de gastos derivados de las jornadas cinegéticas a las que fue invitado entre 2014 y 2018, es decir, cuando ya no era jefe del Estado y por lo tanto no estaba protegido por la inviolabilidad que llevaba aparejada su cargo. Se trata, sin lugar a dudas, de acosar al Rey para tenerlo bien acorralado en Dubai.

Las operaciones que reclama el fisco no fueron regularizadas por Juan Carlos I y la Agencia Tributaria persigue conocer si D. Juan Carlos tuvo un incremento de patrimonio no justificado ante el fisco desde que abdicó como rey.

¿Hace lo mismo la AEAT, por poner un ejemplo, con el pago en especie que supone la utilización, gratis et amore, de viviendas estatales de lujo, situadas en las mejores zonas de Madrid, por algunos Ministros?

¿Hace lo mismo con las viviendas estatales de lujo de las que disfrutan, a precios irrisorios cuando no de forma gratuita, los Delegados de Hacienda en las capitales de provincia?

¿Hace lo mismo con los pabellones de lujo de las que disfrutan gratis total los Delegados y Subdelegado del gobierno?

¿Nadie investiga entonces el enriquecimiento patrimonial de los Srs. Ministros y de los Sres. Delegados y Subdelegados?

En el marco de este procedimiento no sólo se exige la justificación de los gastos de las monterías y cacerías, sino también de algunos regalos de menor importe que recibió a título particular, algunos de ellos obsequios simbólicos realizados por empresarios cercanos a Juan Carlos I. Al parecer, ya no se puede ni regalar un símbolo…al menos a este viejo y maltratado rey que reconstruyó nuestro país.

¿Hace lo mismo la AEAT con el Presidente del Gobierno, Pedro Sanchez, cuando fleta vuelos oficiales pilotados por el ejército del aire en su flamante falcon, para averiguar si invita a sus amigos a residencias estatales, como el Coto de Doñana o La Mareta, a pasar gratis total unos días de placenteras vacaciones como si fueran millonarios horteras? ¿Investiga el Ministerio de Hacienda a los amiguetes de Antonio?

España ha dejado de ser claramente un Estado de Derecho.