Pinocho, Pfizer y el triste final del grillo. Por Rodolphe Bacquet

|

El Telgram de Julio Ariza ha publicado un artículo de Rodolphe Bacquet que se está haciendo viral en redes sociales y que cuestiona determinadas prácticas de algunas empresas farmacéuticas. Dado el alto interés periodístico de su contenido, y en aras de la pluralidad informativa, procedemos a publicar su contenido.

Por Rodolphe Bacquet (*)

«Probablemente conozcas a Pinocho tal y como lo concibió Walt Disney en su dibujo animado de 1940.

Si es así, Pinocho es para ti una pequeña marioneta valiente e impresionable cuyo único defecto real es que miente (su nariz se alarga), pero cuyo corazón es bueno; de hecho, al final es recompensado por su valor convirtiéndose en un «niño de verdad».

Esta versión está más que diluida en comparación con la historia original de Carlo Collodi.

Porque Pinocho, en realidad, es un canalla traicionero, ¡y de la peor clase!

Siendo un trozo de madera, empieza a insultar a los visitantes del taller de Gepetto. En cuanto se talla la boca, la utiliza para sacar la lengua.

Cuando, en el capítulo 4, aparece un grillo sabio (se trata del personaje de Pepito Grillo en la película de Disney) para enseñarle los límites que no debe cruzar… ¡Pinocho lo aplasta con un martillo!

El resto de la historia sigue el mismo camino: Pinocho resulta ser perezoso, cobarde, codicioso y tiene tendencias asesinas.

A pesar de ello, se las arregla regularmente para dar la impresión de ser un niño modelo.

Por todas sus fechorías, es colgado de un roble (luego resucitado) e incluso cumple cuatro meses de prisión.

¿Por qué sólo recordamos (erróneamente) la nariz alargada de Pinocho?

Pinocho de Disney y Pinocho de Collodi son muy parecidos por fuera: ambos son marionetas de madera a las que les crece la nariz cuando mienten.

Pero en Disney, la mentira es un defecto infantil: Pinocho miente, como cualquier niño, por facilidad, por debilidad, sin pensar en el daño.

En Collodi, es diferente: las mentiras y la nariz alargada de Pinocho son sistemáticas y son una manifestación de su malignidad y su poder para causar daño.

Pinocho es intrínsecamente egoísta: guiado sólo por sus propios intereses, no duda en traicionar a quienes confían en él, empezando por su padre.

En la primera versión de su historia, Collodi hizo morir a Pinocho. Al final le dio la redención… in extremis.

Pero el texto de Collodi es poderoso porque nos enseña que la mentira, cuando es sistemática, es un marcador flagrante de: 1 – la búsqueda ciega de los propios intereses (dinero, placer); 2 – la ausencia total de moralidad para conseguirlo.

Ahora te hablaré de… Pfizer.

Porque ahora tenemos pruebas no sólo de que esta empresa farmacéutica mintió escandalosamente para obtener la autorización de comercialización de su vacuna contra el covirus…

… Pero que tampoco dudó en aplastar su buena conciencia con un martillo para lograr sus fines.

Revelaciones en una revista médica profesional

Recordemos que hace apenas un año que la vacuna de Pfizer-BioNTech contra el Covid-19 fue autorizada por los británicos sobre la base de los resultados positivos de un ensayo clínico de fase 3, con una rapidez sin precedentes.

Simbólicamente, nuestros vecinos británicos fueron los primeros en vacunar a un tal… William Shakespeare – que murió seis meses después de un ataque de apoplejía (en aquella época la relación entre la vacuna Covid y los problemas cardiovasculares no estaba tan clara como ahora).

Francia, y luego el resto del mundo, siguieron el ejemplo de Inglaterra autorizando apresuradamente esta inyección genética, a pesar de todas las normas que rigen la comercialización de medicamentos.

Y es que desde Inglaterra llegó esta semana, un año después, el primer fallo de este famoso ensayo clínico demasiado bueno para ser verdad.

La principal revista médica profesional del Reino Unido, el British Medical Journal, publicó el martes pasado una larga investigación sobre este famoso ensayo clínico de fase 3 que le valió a Pfizer-BioNTech su sésamo para ser inyectado en el cuerpo de cientos de millones de seres humanos.

Esta investigación da la palabra a Brook Jackson, que lleva quince años trabajando como investigador clínico asociado.

En agosto de 2020, fue contratada por una empresa de Texas, Ventavia, que gestiona tres centros de ensayos para Pfizer. Un millar de pacientes participan ya en el ensayo.

A este profesional de los ensayos clínicos le llaman la atención varias irregularidades:

El personal que administra los productos no suele estar cualificado;

El mismo personal desconoce, y por tanto contraviene, las normas básicas de los estudios aleatorios a doble ciego;

El personal que realiza el control de calidad se ve abrumado por la cantidad de problemas que encuentra;

Las propias vacunas no se conservan a la temperatura adecuada;

Los pacientes quedan desatendidos en el pasillo;

¡¡¡¡Y… no hay un seguimiento escrupuloso y documentado de los efectos secundarios!!!!

Brook Jackson acusa finalmente a Ventavia de falsificar los datos del estudio clínico.

Brook Jackson informó a Ventavia de estos problemas en varias ocasiones, sin éxito.

A continuación, envió una queja por correo electrónico a la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) el 25 de septiembre de 2020.

El mismo día, fue despedida por Ventavia. Es evidente que la empresa teme una visita de control (que no se producirá).

Toda esta información no procede de un oscuro sitio de conspiraciones, sino de la principal revista médica del Reino Unido, a la que Brook Jackson facilitó decenas de documentos internos de la empresa: fotos, grabaciones de audio y correos electrónicos.

Los documentos son condenatorios y demuestran que se cometieron errores y fraudes crecientes en al menos algunos de los centros que realizaron ensayos clínicos para Pfizer-BioNTEch.

¿Acaso es de extrañar cuando conocemos el estado de completa improvisación y precipitación en el que se llevaron a cabo estas pruebas?

Fraude, corrupción y silencio culpable.

La investigación del British Medical Journal pone al descubierto la total falta de integridad de al menos algunos de los ensayos clínicos de Pfizer.

No se trata de la «bonita mentira» al estilo de Pinocho de Disney: es la mentira repetida e inmoral de Collodi, sistemática, manifiesta y cínica.

El objetivo último de estas falsificaciones de ensayos clínicos, que Michel de Lorgeril ya había constatado basándose únicamente en los informes de Pfizer, era evidentemente ganar lo más rápidamente posible la cuota de mercado anunciada de una vacuna anti-Covid.

¿Esto es nuevo?

¡¡¡No!!!

Entre 1995 y 2009, los tribunales dictaron 42 condenas por corrupción, engaño y riesgos para la salud contra Pfizer, que dieron lugar a multas por valor de 6.500 millones de dólares.

Esto sigue siendo financieramente rentable para Pfizer, cuyos beneficios superan con creces el importe de estas multas.

¿Quién se atrevería a creer seriamente que, por su vacuna contra el cólera, de nuevo producida y probada a toda prisa, el industrial estadounidense se ha comprado de repente un código moral de buena conducta?

El grillo fue aplastado con un martillo por Pfizer hace mucho tiempo.

El mismo jugador sigue jugando.

¿Coincidencia o casualidad? Este viernes, apenas unos días después de que se revelara el escándalo, la misma Pfizer anunció una eficacia «abrumadora» para una píldora diseñada por el laboratorio contra formas graves de Covid.

Su antiviral Paxlovid (ritonavir) «demostró reducir el riesgo de hospitalización o muerte en un 89% en comparación con el placebo en adultos de alto riesgo no hospitalizados con Covid-19», anunció un comunicado de prensa de la empresa.

Esta espectacular noticia llega en el momento adecuado para desviar la atención de estos ensayos de vacunas mal realizados.

El problema es que este resultado (cero muertes en los probadores de píldoras y 10 muertes en los pacientes de placebo) es de un ensayo de fase 2.

En otras palabras, Pfizer pide una comercialización «urgente», incluso antes de la fase 3 de su ensayo clínico…. Es decir, ¡incluso antes que para su vacuna!

Funcionó la primera vez… ¿Por qué no una segunda vez?

Se trata de una práctica digna de un programa de medicina y que, una vez más, burla el principio de precaución en nombre de la urgencia.

Investigación científica: sí, el fraude va en aumento.

Pfizer no es un infractor aislado.

Recuerdo que, en cuanto expresé mis primeras reservas sobre la llegada de las «vacunas anti-Covidio», varias personas me reprocharon que no tuviera fe en el «progreso científico».

Yo replicaba (desde entonces he dejado de predicar en el desierto) que la «ciencia» era obra de personas como cualquier otra, algunas de ellas probadoras y con talento, otras cínicas y tramposas.

En definitiva, los científicos son seres humanos, con sus cualidades y defectos, y sobre todo con sus limitaciones, ya sean metodológicas o morales.

Pero cada vez hay más piratas en el mundo de la investigación científica.

La inteligencia artificial les facilita la producción de estudios científicos desde cero sin ninguna base seria, y cada vez más comités de revisión caen en la trampa.

En 2016, el número de estudios científicos falsificados se estimó en un 0,2% de los publicados anualmente.

En 2021, esta proporción aumentaría al 2%.

Puede parecer poco, pero cada año se publican cientos de miles de estudios: ¡el número de estudios falsificados es, por tanto, de al menos decenas de miles!

Cuando la ciencia se convierte en un actor político importante, como es el caso actual de Covid, este fraude se vuelve aún más tentador, ya que es muy fácil instrumentalizar los estudios.

Recordemos el estudio publicado en 2020 por The Lancet que concluyó que la hidroxicloroquina era ineficaz como tratamiento del Covid-19: este estudio llevó a la suspensión de su uso.

Pero dos semanas más tarde, se descubrió que el estudio era falso. Se retiró.

La hidroxicloroquina sigue suspendida en Francia… a pesar de que la «prueba» de su ineficacia fue falsificada.

Hace un año, los gobiernos y una parte de la población esperaban con tanta impaciencia los estudios que anunciaban la eficacia de una vacuna que cayeron en ella como polillas alrededor de una farola.

Si todavía duda de la instrumentalización de la ciencia por parte de la industria farmacéutica y también de los políticos, siga leyendo.

Contar a los vacunados entre los nuevos casos de Covid

Estas mentiras sistemáticas no son sólo obra de industriales y científicos sin escrúpulos e interesados: los políticos siguen su ejemplo.

Mientras se anuncia que la epidemia de Covid vuelve a empezar en Alemania, los medios de comunicación repiten el mismo mensaje: ¡es una epidemia de personas no vacunadas!

¿Estamos tan seguros?

En realidad, a finales de la semana pasada se reveló un «error de método de cálculo» (¡!). Cito al periódico Le Parisien:

En otras palabras, los mensajes del gobierno que se escuchan en la radio: «Hoy en Francia, 8 de cada 10 personas hospitalizadas a causa de Covid-19 no están vacunadas. Podemos debatir todo, pero las cifras» se basa, por tanto, en…

… en…

… un error de cálculo.

La cifra es errónea. Pero, ¿es un error o una mentira de Pinocho?

Les dejo a ustedes que juzguen.

En cualquier caso, la información está empezando a ser difundida por los principales medios de comunicación… que están sacando una conclusión que es, como mínimo, ¡impresionante!

Consulta este artículo de RMC:

En otras palabras: cada nueva hospitalización de un paciente con un «esquema de vacunación completo» aporta la prueba de los estrechos límites de dicha vacunación anti-Covidio.

Y la conclusión que se extrae de esto es que se necesita una dosis adicional.

En una lógica comercial, esto es correcto: la inmunidad adquirida por la vacuna, que es débil y limitada en el tiempo, implica que se requieren refuerzos regulares (cada 6 meses).

Desde el punto de vista científico y de la salud, esto es obviamente absurdo. Debemos :

Mejorar la inmunidad natural;

Seguir investigando los tratamientos para las formas graves de Covid.

Actualmente, los gobiernos no apoyan ninguna de las dos cosas.

¿Recuerdas el grillo que se rompió con un martillo

Ahora que se oyen advertencias por todas partes sobre el «resurgimiento» de la epidemia, les invito a recordar dos cosas:

El ruido mediático que rodea este resurgimiento está diseñado para fomentar aún más la vacunación: ya sea para una primera dosis doble… o para una tercera dosis;

El Covid-19 está destinado a evolucionar como virus estacional, circulando cada vez más, pero cada vez menos peligroso.

Afirmar que el menor número de casos graves y de hospitalizaciones en esta quinta oleada se debe a la vacunación es, pues, una hermosa mentira: esta menor peligrosidad es parte integrante del «destino» evolutivo del Covid-19, que es permanecer entre nosotros, siendo cada vez más inofensivo.

La política única de vacunación contra los cóvidos es un contrasentido: su principio se basa en un fraude científico, y su aplicación se basa tanto en la visión a corto plazo de nuestros gobiernos como en la codicia de los industriales.

Hace tiempo que ambos han aplastado sus grillos con un martillo. Asegurémonos de limitar el número de sus víctimas colaterales.

Para limitar estos daños, te invito a ver este vídeo sobre cómo afrontar los efectos secundarios de estas vacunas haciendo clic aquí.

Cuida de ti mismo.»

(*) Rodolphe Bacquet es escritor. Las opiniones vertidas en el artículo no son necesariamente compartidas por este medio.