Plenos poderes a Sánchez e Iván Redondo con la nueva Ley de Seguridad Nacional

|

La avaricia ha roto el saco: el saco de legalidad y soberanía nacional. Es la avaricia de Pedro Sánchez y su imprescindible Iván Redondo, que codician más y más poder, tras la vacatio que han sufrido con el fin del Estado de Alarma. El Ejecutivo prepara una nueva ley de Seguridad Nacional que reemplazaría a la del gobierno de Mariano Rajoy. Una ley por la que el Gobierno, mediante Real Decreto, podría movilizar a cualquier mayor de edad o requisar los bienes privados. 

Y es que hoy gracias a el diario El Mundo hemos podido conocer novedades de esta reforma. El presidente del Gobierno se reserva plenos poderes para situaciones de emergencia, plenos poderes que compartirá con su Gabinete. Y con nadie más.

Ante amenazas a la seguridad del país, es el Consejo de Seguridad Nacional el que adopta las medidas pertinentes, pero en el nuevo texto ni siquiera esto es un trámite perceptivo, necesario o previo a la declaración de emergencia. Y es que esta nueva ley prescinde, para los casos de crisis, del Consejo de Seguridad Nacional, del Congreso, y da flexibilidad al Gobierno para manejarlo todo mediante Real Decreto, “si existen razones de urgencia o de oportunidad que lo exijan”, reza el borrador. O en otras palabras, la potestad para disponer de administraciones, personas físicas y jurídicas, bienes públicos y privados, en estos supuestos de interés nacional, la tendrá exclusivamente el Gobierno, si así lo desea. Con dicha crisis el gobierno funcionaría a golpe de decretazos sin escrúpulos, con la amenaza que ello conlleva para los derechos fundamentales o libertades públicas. 

Porque además, aunque el ámbito que da nombre a la ley es el de seguridad, los poderes del Ejecutivo se ampliarían a mil matices de esta: ciberseguridad, seguridad económica y financiera, marítima, del espacio aéreo y ultraterrestre, seguridad energética, sanitaria o del medio ambiente…

Control de medios y ausencia de transparencia

Y ante la seguridad, inseguridad de todos, porque no habrá transparencia con esta nueva ley en caso de crisis: el nuevo texto legal permite suspender la ley de transparencia para la documentación que se maneje, además de controlar los medios de comunicación y la difusión de informaciones. 

Habrá que ver donde terminan nuestros derechos…