La Policía acusa al Presidente de Comisión Islámica de España de aconsejar lecturas yihadistas

|

El presidente de la Comisión Islámica de España, Mohamad Ayman Adlbi, estaría recomendando a sus alumnos de la Mezquita Central de Madrid libros de predicadores salafistas y wahabistas radicales, lecturas a las que recurren grupos yihadistas «para justificar sus acciones», según la Policía Nacional.

Así consta en un informe del Cuerpo, adelantado por El País y cuyo contenido confirman a Efe fuentes policiales, que fue remitido en marzo al juez de la Audiencia Nacional Manuel García Castellón en relación a la causa sobre financiación del terrorismo yihadista en Siria que investiga desde 2019.

Ese mismo mes de marzo, Adlbi fue detenido y el juez le dejó en libertad.

Según este informe, el líder islámico, que también preside la Unión de Comunidades Islámicas de España (UCIDE) -cuyo Tesorero ingresó en prisión tras ser también detenido-, aconseja a sus estudiantes textos del clérigo Umar Sulaiman Al-Ashqar, que perteneció a la organización integrista Hermanos Musulmanes.

También del telepredicador salafista canadiense afincado en Catar Abu Ameenah Bilal Philiphs, que fue señalado por Estados Unidos como inspirador en 1993 de un atentado en el aparcamiento de una de las Torres Gemelas de Nueva York que causó seis muertos y más de 400 heridos; o de Yusuf Estes, un clérigo y telepredicador salafista radical estadounidense convertido al islam en 1991 al que Singapur vetó la entrada por su radicalismo.

«Adlbi tiene entre sus referentes religiosos a predicadores salafistas-wahabistas radicales«, indica el informe policial, de 102 páginas, tras analizar decenas de pinchazos telefónicos.

La Policía también ha desvelado cómo una organización a la que perteneció el presidente del CIE recaudó 154.393 euros entre 2012 y 2020 para la actividad de las milicias de Al Qaeda en Siria desde la Mezquita Central de Madrid, también conocida como de Abu-Bakr.

Los fondos se camuflaron bajo supuestas donaciones de auxilio a huérfanos a través de la ONG turca Al Bashaer, una entidad apoyada por Catar y Kuwait que -según Europol- está conectada con milicias yihadistas, crímenes de guerra y con los Hermanos Musulmanes.

Además, el presidente de Al Bashaer, Muhamad Ben Anis Alsaour, supervisó el departamento financiero del Ejército del Islam y ha participado en «actividades opacas de financiación terrorista«.

El dinero destinado inicialmente a los huérfanos a través de esta ONG fue a parar a mártires, detenidos y viudas de combatientes yihadistas en la región siria de Guta. Y, junto a CIE, procedería de las asociaciones islámicas radicadas en la Mezquita de Madrid como UCIDE y Asociación Musulmana de España (AME).