Puigdemont pide a la U.E. que no se deje arrastrar por España y apoya a Marruecos

|

El presidente de Melilla, Eduardo de Castro, ha acusado este jueves al expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont de tener «ignorancia histórica» cuando dijo que Ceuta y Melilla «son dos ciudades africanas» herencia de un «pasado colonial» y Marruecos «tiene derecho a plantear la soberanía».

De Castro ha respondido así al comentario publicado en Twitter por Puigdemont, al que ha calificado de «huido de la justicia», y al que ha dejado claro, a través de la misma red social, que Melilla y Ceuta «nunca han sido colonias y nunca han pertenecido a Marruecos».

«Melilla y Ceuta son España igual que Cataluña o Aragón», ha recalcado De Castro, que considera una «obviedad elemental» la ubicación geográfica de ambas ciudades autónomas en África.

De esta forma, responde a la afirmación de Puigdemont de que Ceuta y Melilla «son dos ciudades africanas que solo forman parte de la UE por la herencia de un pasado colonial que ha permitido a los europeos tener posesiones fuera de Europa».

De Castro, en su publicación, comparte un enlace de la web de las Naciones Unidas sobre la descolonización, en la que se enumeran los territorios no autónomos, entre los que no se encuentran Ceuta ni Melilla, para reafirmar sus palabras frente a las del expresidente catalán.

El tuit literal de Eduardo de Castro es el siguiente: «El huido de la justicia Carles Puigdemont hace gala de su ya conocida ignorancia histórica. Melilla y Ceuta son España igual que Cataluña o Aragón. Nunca han sido colonias y nunca han pertenecido a Marruecos. Que estamos en África es una obviedad elemental».

Puigdemont, en su cuenta de Twitter, dijo ayer que espera que la Unión Europea «no se deje arrastrar por inflamación nacionalista española» y que «Marruecos tiene derecho de plantear el tema de la soberanía».

«Sería necesario crear una mesa de diálogo para resolver el conflicto. Un diálogo entre España y Marruecos sería necesario para tratar la agenda de desacuerdos», finalizó Puigdemont sus comentarios en Twitter, escritos en francés.