Quién es Kamala Harris, la nueva Vicepresidente de los EE.UU.

Kamala Harris, nueva Vicepresidente de los EE.UU.
|

Por primera vez en la historia de los EE.UU., una mujer será la vicepresidente del país.

Se trata de Kamala Harris, de origen jamaicano e hindú a la que, con insistencia, los medios se empecinan en tratar de afroamericana.

Foto de la familia de Kamala Harris.

De 56 años, Harris no pertenece a ningún grupo marginado, aunque trate de resaltar siempre su condición “de color” y de mujer. Pero la realidad es que es hija de un catedrático de Stanford nacido en Jamaica y de una científica nacida en la India que estudió en la Universidad de Berkely.

Donald Harris y Shyamala Gopalan, padres de Kamala.

Kamala ha estado siempre muy bien relacionada. Su marido es abogado de importantes empresas mediáticas, y su hermana trabajó para Hillary Clinton. Ha hecho su carrera en California, de donde es natural, siendo la primera mujer y la persona de color en alcanzar el cargo de Fiscal General del Estado. Fue elegida senadora por California en 2016, y desde esa condición se erigió en dura opositora de las políticas de Donald Trump.

Ataques y rumores

Durante la campaña para alcanzar la nominación como candidato demócrata a la presidencia de los EE.UU., Harris atacó duramente a Joe Biden en cuestiones tales como la actitud pasada de este en asuntos raciales y las acusaciones sexuales contra él. Pero equivocó su posicionamiento: al no decantarse por la línea progresista ni por la moderada, pasó desapercibida. Sin embargo, su condición femenina y el color de su piel jugaron fuertemente a su favor a la hora de que los directores de la campaña de Biden se decantaran por ella para completar el ticket electoral a la presidencia de los EEUU.

Desde ese momento, los rumores se dispararon: Kamala Harris era la elegida para convertirse, aunque fuese por la puerta de atrás, en la primera mujer presidente del país. Y es que dado el estado mental de Joe Biden y su avanzada edad, no es descabellado presumir que este podría ser incapacitado y Harris ocupar la presidencia. Pero tampoco es imprescindible: siempre se puede mantener a Biden mientras la política la hacen otros.

Harris es declaradamente pro-abortista, y ha asumido como propio el discurso del racismo sistémico y flirteado con la retirada de fondos a la policía, aunque nadie cree que vaya a hacerlo.

Pero, desde luego, no ignora el papel que le está reservado, como sucedió en Texas durante la reciente campaña, cuando fue presentada como la próxima presidente de los EE.UU.

Trump ya advirtió al respecto, asegurando que Harris desplazará a Biden, e incluso el propio Biden ha advertido de que podría morir, dada su edad, durante el trascurso de su mandato. De hecho,  Biden se refirió a sí mismo en Atlanta, durante la campaña, como el “compañero de viaje” de Kamala, asegurando que una legislatura es el tiempo máximo que estaría al frente del país.

Podemos estar, pues, ante la primera mujer presidente de los EE.UU.