Los españoles con Nadal

Rafa gana Roland Garros y Sánchez manda a un director general

|

Una delegación oficial de quinta división para un deportista de primera.

Rafa Nadal ha vuelto a hacerlo: en un espectacular partido frente al serbio Djokovic, ha vuelto a ganar, por décimo tercera vez, el torneo de Roland Garros.

El tenista, Premio Príncipe de Asturias y probablemente el mejor deportista de la historia de España, ha vuelto a demostrar que en tierra batida es completamente imbatible. Ni siquiera un tenista tan impresionante como Djokovic ha sido capaz de derrotarle en la final de Roland Garros. Rafa, un español de una pieza y un deportista para la leyenda, ha traído para España, como si fuera su regalo a los españoles por el 12 de octubre, la codiciada sopera de plata.

Tradicionalmente el Estado enviaba a su más alta representación en este tipo de ocasiones. Han sido muchas las veces en que el Rey D. Juan Carlos I ha acompañado a los deportistas y equipos españoles a lo largo y ancho del mundo, en especial a Rafael Nadal, con el que le une una estrecha amistad. Cuando el Rey no ha asistido, lo ha hecho el Principe de Asturias. Y cuando no, ha ido el Presidente del Gobierno, el Ministro del Cultura y Deportes o una Infanta de España.

Este gobierno frente populista parece haberse ido de puente. La representación del Estado ha sido un mero Director General, el de Deportes, al que nadie -ni siquiera Nadal, probablemente- conoce.

Las Naciones acompañan siempre a sus mejores hombres en las competiciones internacionales. España ha dejado de hacerlo.

Sería bueno conocer la agenda de todos los políticos del gobierno que no han tenido el cuajo de acompañar a Nadal en París. Una representación de quinta propia de un gobierno de quinta.

Cuando sonó el himno español, solo a Nadal se le saltaban las lágrimas.

Ellos, los del gobierno de la infraizquierda, no fueron a París, pero los españoles estábamos con Nadal.

En la pagina oficial del Consejo Superior de Deportes, a cuyo frente se encuentra la política tránsfuga y biógrafa de Sánchez, Irene Lozano, ni siquiera aparece noticia alguna ni sobre la celebración del partido ni sobre la victoria del tenista español. Eso sí, aparece la propia Lozano repetidamente fotografiada, para mayor gloria.