Rueda: Los jóvenes son los grandes embajadores de los valores jacobeos

|

El presidente de la Xunta de Galicia, Alfonso Rueda, ha señalado este sábado que los miles de jóvenes que se encuentra estos días en la capital gallega como parte de una reunión de la Peregrinación Europea de la Juventud católica, «están siendo los grandes embajadores de los valores jacobeos».

Rueda ha hecho esta observación en la iglesia católica de Santo Domingo de Bonaval, donde ha iniciado junto al arzobispo de Santiago de Compostela, Julián Barrio, y al enviado especial del papa Francisco para ese acto, el cardenal Antonio Augusto dos Santos, obispo emérito de Leiria-Fátima, una simbólica peregrinación hasta la catedral de Santiago por el denominado Camino Francés.

El presidente gallego ha mostrado su agradecimiento a la organización de esa peregrinación en la que participan unos 12.000 jóvenes, principalmente de varios sitios de España.

Rueda ha indicado que esos jóvenes están «inundando» la ciudad y «transmitiendo alegría», «renovando con ilusión» y mostrando «talento».

En su opinión, es la «generación que menos cree en las barreras físicas, mentales, políticas y culturales» y ha considerado que esa juventud «ha decidido que el Camino debe ser su gran espejo».

En ese sentido, ha afirmado que «ese compromiso que están mostrando vuelve a desmentir esa idea de que existe una juventud que es apática, que se desentiende de todo».

El presidente gallego ha asegurado que desde principios de este año ya ha habido 240.000 personas que han recorrido el Camino de Santiago, según los datos de la oficina del peregrino que controla la Iglesia católica y que atribuye la denominada ‘Compostela’ a quienes acreditan haber recorrido al menos unos cien kilómetros hasta la capital gallega.

La Iglesia católica ha proclamado excepcionalmente 2022 como jacobeo, como continuación al 2021 -año que en lo fue por coincidir en domingo el 25 de julio, festividad en conmemoración del apóstol Santiago- tras las restricciones de movilidad por la pandemia de covid-19 que impidieron a muchos aspirantes cumplir la voluntad de recorrer el Camino.

Rueda se ha referido al Códice Calixtino, un libro medieval sobre la tradición jacobea, para asegurar que «recoge el deber de hospitalidad que hace a Galicia tan valorada» y ha añadido que ese principio que ha perdurado siglos «no ha cambiado esto ni debe cambiar».

En base a ello, «todos los peregrinos, sean ricos, pobres, jóvenes o ancianos» deben ser «justamente recibidos y diligentemente atendidos», ha enfatizado.

Rueda ha destacado que la población gallega ha sido emigrante y ha dejado «huella en el exterior», y ha advertido de que «quien quiera trazar divisiones entre buenos y malos peregrinos y levantar muros, que siempre van a ser artificiales, de discordia entre visitantes y anfitriones, no lo va a conseguir en Galicia» donde hay un «Camino que sigue abierto a todo el mundo».

A su juicio, «la peregrinación a Compostela es un bien común que todos debemos fomentar» y ha considerado que «cuanta más gente participe, mejor»