Guerra de Rusia contra Ucrania

Rusia bombardea Odessa con misiles

|
Las autoridades ucranianas han informado este sábado de que Rusia ha lanzado un ataque con misiles contra Odesa, en el que murieron al menos 5 personas y otras 18 personas han resultado heridas

«El único objetivo de los ataques de misiles rusos contra Odesa es el terror», afirmó en Twitter el jefe de la diplomacia ucraniana Dmytro Kuleba, quien pidió levantar «un muro entre la civilización y los bárbaros que atacan ciudades pacíficas con misiles».

«Solo son los que hemos logrado encontrar» hasta ahora, indicó en Telegram el funcionario Andrii Yermak en referencia a las víctimas. «Es probable que el balance sea mayor», agregó. También detalló que entre los muertos hay «un bebé de tres meses».

La Fuerza Aérea de Ucrania destacó en Facebook que las fuerzas rusas dispararon una serie de misiles desde bombarderos Tu-95 sobre el mar Caspio.

Dos misiles impactaron en una instalación militar y dos en edificios residenciales. Otros dos fueron destruidos por el sistema de defensa antiaérea, según la Fuerza Aérea.

También este sábado, las tropas rusas han reanudado los ataques aéreosen torno a la planta acerera de Azovstal en la ciudadana ucraniana de Mariúpol y también intentan llevar a cabo un asalto, informó Oleksiy Arestovych, asesor del jefe de la Oficina de la Presidencia ucraniana.

«El enemigo está tratando de sofocar definitivamente la resistencia de los defensores de Mariúpol en la zona de Azovstal. Han reanudado los ataques aéreos sobre el territorio de la planta, sobre la zona de defensa de nuestras tropas, y están intentando llevar a cabo acciones de asalto», dijo durante una sesión informativa, citado por la agencia Ukrinform.

Según la agencia Ukrinform, en la planta Azovstal se encuentran unos mil civiles y militares ucranianos, de los cuales unos 500 están heridos. Las autoridades ucranianas exigen a los rusos un corredor humanitario urgente desde la planta siderúrgica.

El ministro de Defensa ruso, Sergei Shoigu, se reunió este jueves con el presidente ruso, Vladimir Putin, a quien informó de que las fuerzas rusas controlan «todo» Mariúpol a excepción de la planta siderúrgica de Azovstal, último reducto de la resistencia ucraniana.

En un vídeo difundido por la televisión rusa, Putin explicó a Shoigu que no quiere que la planta sea asaltada porque los soldados rusos podrían quedar atrapados en su interior. En su lugar, ha ordenado «sitiarla» para que ni una «mosca» pueda escapar.

En su encuentro con su ministro de Defensa, Putin ha alardeado del «éxito» de la ofensiva en la ciudad portuaria, que ha sido sitiada durante semanas ante una feroz resistencia ucraniana. Mariúpol formaba parte de uno de los puntos estratégicos de la invasión rusa porque permite abrir un conectar geográficamente Crimea, bajo control ruso, con las zonas separatistas del Donbás, donde en los últimos días las fuerzas rusas han centrado sus ataques.