Rusia mantiene la presión militar en la frontera con Ucrania

|
Una imagen satelital proporcionada por Maxar Technologies muestra una vista de grupos de batalla y un estacionamiento de vehículos en Yelnya, Rusia, 19 de enero de 2022.

Una imagen satelital proporcionada por Maxar Technologies muestra una vista de grupos de batalla y un estacionamiento de vehículos en Yelnya, Rusia, 19 de enero de 2022. (Foto: EFE)

Rusia mantiene la presión militar en la frontera con Ucrania con el despliegue de nuevas tropas en Bielorrusia y el anuncio de las mayores maniobras navales de su historia, en víspera de una nueva ronda de negociaciones entre Moscú y Washington sobre la seguridad en Europa. Unidades de infantería de marina llegaron hoy con su armamento habitual y su equipamiento invernal a Minsk donde fueron recibidas «con pan y sal, y el sonido de una orquesta militar», según informó el Ministerio de Defensa.

El Kremlin respondió a las advertencias de Joe Biden, sobre que una posible invasión de Ucrania sería un «desastre» para Rusia, con la movilización de más tropas en ejercicios a gran escala. Moscú, que concentra más de 100.000 soldados en la frontera ucraniana y podría «duplicar» esa cifra en «muy poco tiempo», según Washington, mantiene que los ejercicios en su territorio o el de su aliado no son sinónimo de una escalada militar.

Además de los soldados, todos procedentes de guarniciones de Siberia y el Lejano Oriente ruso, llegaron en tren a Bielorrusia tanques, vehículos blindados y camiones de transporte militar. Algunas de esas unidades, según fuentes independientes, combatieron en el Donbás en 2014 y 2015en las batallas que inclinaron la balanza en favor de las milicias prorrusas.

Según el equipo de investigación Conflict Intelligence Team (CIT), dichas tropas se encontrarían ahora a unas pocas decenas de kilómetros de la frontera ucraniana. En los ejercicios de las fuerzas de reacción rápida «Determinación aliada-2022» en territorio bielorruso participan también una docena de cazas Su-35 y dos divisiones de sistemas antimisiles de largo alcance S-400.

Mientras, la Armada rusa anunció hoy maniobras a gran escala «en todas las zonas de responsabilidad de la flota» con la participación de más de 140 buques, 60 aviones y casi 10.000 soldados. «La última vez que hubo unos ejercicios tan grandes fue en la época soviética», dijo el almirante Víctor Kravchenko, comandante en jefe de la Armada rusa.

Los buques y aviones rusos se ejercitarán tanto en las aguas territoriales como en las internacionales, y también se llevarán a cabo maniobras separadas desde el mar Mediterráneo al del Norte y Ojotsk, al Océano Pacífico y la parte nororiental del Atlántico. Al respecto, seis grandes buques de desembarco de las flotas rusas del Norte y el Báltico ya han partido desde el puerto de Baltisk (en el enclave ruso de Kaliningrado) rumbo al Mediterráneo.