Rusia reivindica el ataque contra puerto de Odessa

|

El Ministerio de Defensa ruso declaró que el ataque con misiles del sábado destruyó una embarcación militar y un depósito de misiles antibuque estadounidenses.

Rusia asegura que fueron sus misiles los que destruyeron ayer sábado una infraestructura militar en el puerto de Odessa, clave para las exportaciones de grano ucraniano sobre las que el día anterior se había alcanzado un acuerdo con el auspicio de Erdogan y de la ONU.

«Los misiles Kalibr destruyeron un objetivo de la infraestructura militar del puerto de Odesa», escribió en su canal de Telegram la portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia, María Zajárova, quien dijo que «en el ataque de alta precisión» se destruyó una lancha militar ucraniana.

Turquía, que medió en el acuerdo, aseguró el sábado haber recibido garantías de que Rusia no tenía «absolutamente nada que ver con el ataque» con misiles de crucero, según el ministro turco de Defensa, Hulusi Akar.

Pero la portavoz de la diplomacia rusa  afirmó este domingo  que los misiles destruyeron una «lancha rápida militar» ucraniana.

Por su parte, el Ministerio de Defensa de Rusia, declaró que junto con la embarcación militar fue destruido un depósito de misiles antibuque estadounidenses Harpoon.

«También fueron inutilizadas capacidades productivas para reparación y modernización de los buques de la Armada de Ucrania», señaló el portavoz de esa cartera, general Ígor Konashénkov, en su comparecencia de prensa diaria.

El secretario general de la ONU, António Guterres, condenó «de forma inequívoca» los ataques rusos contra el puerto ucraniano de Odesa, en el Mar Negro, un día después de que Rusia y Ucrania alcanzaran un acuerdo para exportar el grano ucraniano y paliar la escasez de cereales en todo el mundo.