Crisis de gobierno

Sale González Laya de Exteriores. La ministra pro-saharaui y de la diplomacia feminista

|
Arancha González Laya llegó al ministerio con espíritu de hormiga trabajadora y no poco optimismo. Entre sus ideas estaban impulsar el multilateralismo y la diplomacia feminista. Sin bagaje político alguno, jugó mal sus bazas internacionales. Llevó a España a la intrascendencia diplomática y al aislamiento. Paralizó los nombramientos de los embajadores más relevantes. Los bandazos del gobierno de coalición la llevaron a hacer equilibrios imposibles entre Venezuela, EEUU, la UE y el grupo de Puebla.
Su lamentable gestión de la crisis marroquí le ha terminado por costar el cargo. Su sectarismo ideológico no le ha servido para salvar el ministerio.

“Spain is back” proclamó aquel 13 de enero de 2020 cuando tomó posesión de su cargo, convencida de que su papel era impulsar la presencia de España en la escena internacional y potenciar la diplomacia económica y comercial.

Las negociaciones comerciales con Estados Unidos, la creciente crisis en Venezuela, Nicaragua o Perú; la inmigración y sus consecuencias, las complejas relaciones con China o Rusia… en todas esas cuestiones España dejó de tener una política exterior propia y se convirtió en un mero apéndice de lo que se decidiera en Europa.

La presencia, supuestamente discreta, del líder polisario en un hospital de Logroño desató las iras de Marruecos que respondió lanzando a miles de inmigrantes contra Ceuta y Melilla, retirando a su embajadora y cancelando la operación Paso del Estrecho.

No tenía política internacional para España.
Ha tenido bloqueado el proceso de nombramiento de embajadores hasta el punto de que una treintena de países tiene el puesto vacío, entre ellos India, Rusia, Irán o Nigeria. Reino Unido tampoco. Su embajada está vacía desde hace casi 10 meses, pese a que Europa estaba en plena negociación final del brexit y que Madrid y Londres se encontraban enzarzados en las negociaciones sobre la futura relación con Gibraltar, otro tema que deberá resolver el nuevo titular de Exteriores.