La "dolce far niente" del presidente

Sánchez, al sol, mientras se disparan los precios básicos: agua, luz, gasolina…

|

Los españoles sabemos que a Pedro Sánchez la realidad de los otros le importa bastante poco. Con conservar el poder y sus glamurosas consecuencias es suficiente. Mientras él veranea como un multimillonario en La Mareta y vive a fondo la dolce vita del presidente, los ciudadanos del común tenemos que hacer frente a las vertiginosas subidas de las facturas de todos los servicios básicos. Esta misma semana, en plena canícula, han pasado prácticamente inadvertidas en los medios de comunicación -que no en los bolsillos de los contribuyentes, las desorbitadas alzas de los precios:

1.- La gasolina y el gasóleo ya son un 21% más caros que hace un año.

2.- Solo en el mes de julio el precio de la vivienda se ha disparado un 5%.

3.- El precio del agua varía hasta un 479% según el lugar de España en que se viva.

4.- En Julio hemos pagado el precio de La Luz más caro de la historia: 63 euros megavatio/hora.

5.- La cesta de la compra ya es un 2% más cara que a principios de este mismo años.

Por otro lado, ocho de cada diez españoles -según el CIS- creen que los impuestos que pagan son injustos; nuestros contribuyentes soportan el mayor esfuerzo fiscal de la Unión Europea y todas las instituciones financieras nacionales e internacionales están alertando en sus previsiones económicas sobre la vuelta de la inflación (ese impuesto indirecto que pagan las personas más desfavorecidas y las clases medias), que en EE.UU ya está en el 5.4% y en Europa parece que va a moverse entre el 2% y el 4% .

Pero Ud. no se preocupe, presidente. Descanse, descanse…