Real Madrid

Si Florentino hablara rodarían cabezas

|

Martes 13 de julio. La noticia cae como una bomba. Se filtran unos audios privados de 2006 grabados clandestinamente en los que Florentino Pérez, presidente del Real Madrid opina sobre Iker Casillas y Raúl González, dos “leyendas” del club blanco. 

El presidente etiqueta a ambos exjugadores como “estafas”, da detalles sobre su manera de ser y deja caer que son egoístas anteponiendo sus intereses a los del club. 

Algunos periodistas y medios deportivos han corrido a hacer sangre por el contenido de estos audios. A mí, tras escucharlos y siendo seguidor madridista desde que tengo uso de razón, me vienen a la mente a modo de constatación de que lo que dice Florentino es cierto, las recientes palabras que Sergio Ramos, anteriormente icono madridista, lanzó en su primer encuentro con su compañero de equipo Achraf Hakimi (canterano del equipo blanco). El camero le dijo “hemos tomado buenas decisiones” riéndose frente a las cámaras sabiendo que esas palabras iban a llegar a la que fuera su afición como una daga envenenada. 

Sergio Ramos llevaba años coqueteando con la idea de abandonar el Real Madrid, jugó primero con el Manchester United, uno de los grandes de este deporte haciendo creer a los ingleses que su interés por vestir la camiseta de los diablos rojos era real cuando lo único que buscaba era una mejora de contrato. Posteriormente lo intentó con china en una búsqueda desesperada que no llevó a ninguna parte y en el 2019 se coronó con su ahora famoso “yo jugaría gratis en el Madrid”. Pues bien, Sergio Ramos, el héroe de la décima, no jugó gratis en el Madrid, sino que ha estado varios meses intentando conseguir que otro equipo le diera lo que él consideraba justo y al no conseguirlo intentó recular una vez más y Florentino esta vez, se cansó y le dijo que era tarde. 

 Hablemos ahora de los aludidos en el audio. Casillas, uno de los grandes porteros de la historia del Madrid, capitán de la selección y del equipo blanco, fue bajando su nivel deportivo conforme aumentaba la exigencia y cumplía años. Un portero espectacular que basaba todo su juego en los reflejos, pero poco en los entrenamientos. Se encontró con José Mourinho y este le arrebató la titularidad en favor de Diego López, la respuesta de Iker fue mantenerse en silencio cuando los periodistas y una parte de la afición criticaban a su compañero por estar jugando mientras él estaba en el banquillo. 

Raúl González. Goleador sin parangón (hasta hace doce años) en la casa blanca. Inteligente y astuto para combatir sus carencias y optimizar sus virtudes. Cuando llegó el entrenador portugués después de ganar la Champions League con el Inter de Milán tuvo una conversación con el delantero español en el que le vino a decir que le podía ofrecer un papel similar al que tuvo con Marco Materazzi en la escuadra italiana el año anterior. Algo que fue como “vas a jugar mucho, pero no serás titular”. ¿Que hizo Raúl? Conseguir un traspaso libre cobrando hasta el último euro del año de contrato que le quedaba con el equipo madridista. 

Tres nombres que casan mejor juntos. Zinedine Zidane, Luka Modrić y Toni Kroos. 

Zidane, leyenda absoluta. Se fue cuando consideró que no daba el nivel que el mismo y el club merecían por lo vivido juntos. No cobró lo que quedaba de contrato ni intentó seguir manteniendo por su historia lo que futbolísticamente el consideraba que ya no era merecedor de obtener en el terreno de juego.

Modrić, último balón de oro del Real Madrid, líder indiscutible del equipo blanco y de la selección croata, renovó este año. Le ofrecieron la misma propuesta que a Ramos, renovación año a año. Una regla que lleva manteniendo desde siempre el equipo con los jugadores que sobrepasan los 30 años y que le ha permitido no ser esclavo de ellos mismos como ocurre con otros clubes más pequeños. Para el croata no fue un problema, sabedor de que como en el Madrid no iba a estar en ningún sitio y de que el año próximo de mantener su rendimiento se encontrará con otra nueva extensión.

Kroos, recientemente retirado de la selección alemana para poder centrarse en el Madrid. Uno de los jugadores con más clase y visión de juego que ha tenido el equipo. Cuando le han preguntado por su renovación ha asegurado que no tiene prisa pero que llegaran a un acuerdo diciendo incluso que “está seguro de que se retirará en el Real Madrid”. Me lo creo. 

De poder hablar con Florentino le diría que nos tiene mal acostumbrados. Que ha ayudado a que jugadores muy buenos se convirtieran en leyendas y que quizás algunos de estos últimos no han sido agradecidos ni justos. Le diría que igual que el Madrid año tras año intenta siempre mejorar las prestaciones del club y del primer equipo hay que sacar alguna conclusión de los recientes acontecimientos que están afectando al club. 

Que continúe diciendo lo que quiera en sus conversaciones privadas, que para eso lo son, pero que quizás, al igual que ocurrió con la Superliga Europea, la moraleja en este caso es que tenemos que empezar a escuchar más al presidente para entender algunas decisiones y poder apoyar otras. Quizás así dejemos de idealizar a jugadores y distinguiremos mejor entre profesionales y leyendas. 

De lo segundo hay muy pocos y si Florentino hablará tendríamos aún menos.