Tezanos debe ser cesado de inmediato

|

Es obligación del Director del Centro de Investigaciones Sociológicas mantener la neutralidad electoral entre los partidos que concurren a unos comicios. Ni puede hacer campaña en favor de uno de ellos, ni debe hacerla en contra de los demás. El Director del CIS debe ser honesto en los trabajos demoscópicos que realice. Debe mantener además una cierta dignidad institucional.

Lo que resulta del todo intolerable es que, además de no cumplir con una sola de las exigencias anteriores, el Director del CIS se dedique a insultar, en la recta final de una campaña electoral, a un determinado candidato, a sus votantes y a sectores productivos enteros del país. Eso, aunque parezca increíble, es lo que ha hecho Tezanos, bajo la dependencia orgánica y funcional -y el consentimiento- de la vicepresidente del gobierno Carmen Calvo.

Tezanos ha insultado a la presidente de la Comunidad de Madrid, que además es la representante del Estado en su territorio, ha llamado tabernarios a sus votantes y ha faltado al debido respeto a un sector de actividad tan decisivo (él debería saberlo) como el de la hostelería en España, al que desprecia olímpicamente. Lo ha hecho, además, de manera meditada, por escrito, en un artículo publicado en una revista.

Este señor se comporta como un déspota, un machista infumable y un peronista. O ha perdido la cabeza o ha perdido las elecciones. En todo caso, ha perdido el sentido institucional del cargo que ocupa.

Este señor no puede seguir actuando como si estuviera más allá del bien y del mal.

Las instituciones españolas deben comportarse conforme a los cánones democráticos. Hay límites que el poder debe respetar.

Carmen Calvo debe promover su cese inmediato.