La exministra de Rodríguez Zapatero, María Antonia Trujillo, ha vuelto a reclamar que España entregue Ceuta y Melilla a Marruecos.

En una entrevista concedida al medio local Alalam, afirma: «Si España ha cambiado su posición tradicional sobre el Sáhara, ¿por qué no puede cambiar su posición sobre Ceuta, Melilla y las Islas Chafarinas?», equiparando así dos situaciones que nada tienen que ver: una descolonización tuteada por Naciones Unidas (el Sahara) y  ciudades que son española (Ceuta y Melilla) desde hace 500 años.

«Sí, ha llegado el momento de eso. Ya no es posible mirar en la dirección contraria, Marruecos ha reclamado estas tierras en numerosas ocasiones hasta el día de hoy», dice Trujillo.

La ex ministra se casó con un marroquí, forma parte del lobby de socialistas en defensa de los intereses de Rabat, en cuyas filas militan ex ministros como Moratinos, Bono y el propio Rodríguez-Zapatero,  y siempre ha defendido las tesis de Marruecos, ya cuestionó la españolidad de Ceuta y Melilla hace meses.

Ahora llega a desvelar que el tema de las fronteras «se está discutiendo hoy en la mesa de diálogo», que «no es nuevo» y que «es un tema que nos persigue desde hace mucho tiempo, y con el paso del tiempo también, especialmente con el despertar del sentido nacional colectivo en Marruecos».

 

El pasado mes de octubre, Trujillo ya consideró que la reivindicación marroquí sobre Ceuta y Melilla estaba «plenamente justificada, inscrita en su ideario nacional y es irrenunciable».

Trujillo insistió en que «los casos de Ceuta y Melilla -y los peñones e islotes- suponen una afrenta a la integridad territorial de Marruecos» y los calificó de «vestigios del pasado» que interfieren en las buenas relaciones entre España y Marruecos.