Trump proclama un año más el Día Nacional de la Santidad de la Vida Humana

Imagen: Gage Skidmore.
|

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha proclamado un año más el Día Nacional de la Santidad de la Vida Humana el 22 de enero y ha reiterado que “cada vida humana es un regalo para el mundo”. 

Lo hacía ayer, a dos días de finalizar su mandato. Trump, que no tardó en suspender la financiación federal de la multinacional del aborto, Planned Parenthood, afirmó que “ya sea nacido o no nacido, joven o viejo, sano o enfermo, toda persona está hecha a la santa imagen de Dios”.

“En el Día Nacional de la Santidad de la Vida Humana, celebramos la maravilla de la existencia humana y renovamos nuestra determinación de construir una cultura de vida en la que todas las personas de todas las edades estén protegidas, valoradas y apreciadas”, manifestó, al tiempo que recordaba que desde su primer día en el cargo “tomó medidas históricas para proteger vidas inocentes en el país y en el extranjero”.

Así, señaló que ya ante las Naciones Unidas dejó claro que “los burócratas mundiales no tienen por qué atacar la soberanía de las naciones que protegen vidas inocentes” y declaró que “restaurar una cultura de respeto por lo sagrado de la vida es fundamental para resolver los problemas más urgentes de nuestro país”.

Trump, cuyo mandato acabará mañana, no dudó en recordar a sus adeptos que fue el primer presidente en la historia en asistir a la Marcha por la Vida y que “aumentó el crédito tributario por hijos, para que las madres reciban apoyo económico mientras asumen la noble tarea de criar hijos fuertes y saludables”.

Y es que recientemente firmó una orden ejecutiva sobre la protección de niños recién nacidos.

“Estados Unidos es un brillante ejemplo de derechos humanos para el mundo. Sin embargo, algunos en Washington están luchando para mantener a Estados Unidos entre un pequeño puñado de naciones, incluidas Corea del Norte y China, que permiten abortos después de 20 semanas. Me uno a muchos otros que creen que esto es inmoral y fundamentalmente incorrecto”, afirmó.

“Desde el principio, mi Administración se ha dedicado a levantar a todos los estadounidenses, y eso comienza con la protección de los derechos de los más vulnerables de nuestra sociedad: los no nacidos. En el Día Nacional de la Santidad de la Vida Humana, prometemos seguir hablando por aquellos que no tienen voz. Prometemos celebrar y apoyar a cada madre heroica que elige la vida. Y decidimos defender la vida de cada niño inocente y no nacido, cada uno de los cuales puede traer un amor, alegría, belleza y gracia increíbles a nuestra nación y al mundo entero”, concluyó.

Y así se cierra un mandato que habrá que ver cómo termina. Todavía queda un día más.