Totalitarismo tecnológico

Twitter, nuevo acto de censor totalitario: cierra la cuenta a Morante por «placer sádico»

|
Twitter lo ha vuelto a hacer. La multinacional BigTech, ha bloqueado la cuenta del torero José Antonio «Morante de la Puebla» por colgar varios vídeos de la corrida de ayer en Algeciras (Cádiz).
La excusa, considerar que con ello estaba provocando el «placer sádico«; la realidad, su fanática cruzada antitaurina. Hay que tener algo sucio en la cabeza para pensar que los aficionados a la tauromaquia son una especie de sádicos depravados en busca de placer. La indecencia, como siempre, no está en quien enseña sino en quien mira. Al final, la aldea global la van a terminar controlando las vitillas de aldea.
Twitter milita en la intolerancia y ejerce la persecución de contenidos con la arbitrariedad propia de los regímenes totalitarios. Nadie que conozca mínimamente el arte de la tauromaquia puede acusarle de fomentar, como hace la red, el «placer sádico». Hay toda una tradición intelectual, cultural, literaria, pictórica, musical fundada sobre la tauromaquia. La ignorancia es osada y además es fanática.
El torero, víctima de este pseudofascismo tecnológico, ha condenado ya la censura de Twitter con un mensaje en el que señala que «la libertad en este país no existe. Basta ya» y ha subido también un pantallazo con los motivos por los que esta red social le ha bloqueado temporalmente su cuenta oficial.
Según Twitter estas publicaciones (un momento de la faena a su segundo toro y el tercio de banderillas) incumplen varias de sus reglas, concretamente la que prohíbe publicar contenido multimedia que muestre «escenas sangrientas gratuitas». No entienden nada. Nada de lo que ocurre en la plaza es gratuito. La faena es un encaje de bolillos que se van tejiendo, paso a paso, segundo a segundo, según cánones de un arte centenario, en función la evolución del toro, del torero y de la magia. Desprecian desde Twitter cuanto ignoran.
«No puedes compartir contenido multimedia excesivamente gráfico (p. ej. heridas graves, torturas…) (sic) La exposición a escenas sangrientas puede ser perjudicial, especialmente si el contenido se publica con la intención de provocar deleite en la crueldad o por placer sádico», señala Twitter, en un claro juicio de intenciones fuera de lugar que prejuzga la estética y el arte del toreo. Ya puestos, que censuren a Pablo Picasso o a D. Francisco De Goya, cuyas escenas de tauromaquia captan los fugaces instantes del arte de cuantos morantes en el mundo han sido.
Nuestro apoyo a Morante de la Puebla y nuestra condena crítica a los nuevos censores totalitarios.