Guerra Rusia - Ucrania

Ucrania reprocha a Sanchez que las armas enviadas por España «dan para dos horas de combate»

|

El embajador ucraniano dice que «la situación obliga» a pedir más material

El embajador de Ucrania en España, Serhii Pohoreltsev, se ha referido a las 200 toneladas de armamento y ayuda militar proporcionadas hasta el momento por Pedro Sanchez, aunque considera la cantidad del todo insuficiente y ha solicitado la entrega de tanques Leopard para reforzar una remesa de suministros proporcionada hasta ahora y que solo alcanza «para dos horas de combates«.

«No podemos decir que estamos satisfechos«, ha declarado el embajador durante la conmemoración de los 100 días desde que comenzó la invasión rusa de su país, el 24 de febrero. Concretamente, Pohoreltsev ha solicitado obuses de 155 mm, morteros de 120 mm y, sobre todo los mencionados tanques.

El embajador ha declarado como prioritaria la entrega de los Leopard por encima de las discusiones para recibir instructores españoles que enseñen su funcionamiento a las fuerzas ucranianas.

«El tema está sobre la mesa y hay buena voluntad del Gobierno español sobre el envío de instructores para enseñar el funcionamiento de estos tanques. Voluntad hay, posibilidad hay, pero lo importante son los tanques», ha reiterado.

«No solicitamos nada que España no pueda aportar«, ha añadido el embajador ucraniano, antes de lamentar que España registra «uno de los menores índices de ayuda a Ucrania en relación a su presupuesto militar«.

Más ayuda financiera y más armas

En este contexto, el diplomático ha reiterado que Ucrania necesita «más ayuda financiera y más armas» para combatir a un enemigo cuyo arsenal supera a las fuerzas ucranianas «en 20 a 1», lo que ha llevado a la situación a un momento crítico pero reversible, sin embargo, si Ucrania recibe los suministros que solicita. «Podríamos expulsar a Rusia en cuestión de semanas«, ha aseverado Pohoreltsev.

Por último, el diplomático ha expresado su satisfacción con el proceso llevado a cabo para otorgar el estatus de protección temporal a 116.000 de los 140.000 refugiados ucranianos que han llegado a España desde el comienzo de la guerra y que se suman a los 120.000 que ya residían en el país hasta el estallido del conflicto.