Ya no cuela

Ultraderecha. Por Carlos Esteban

|

Ultraderecha

Si no te han acusado de ser de extrema derecha, tus opiniones no valen nada, son irrelevantes y repetitivas. Te limitas a regurgitar y recitar los dogmas del poder, y todo tu talento consiste en mantenerte alerta para cambiar el cuento al ritmo exacto de las nuevas verdades.