Un artículo de Specola sobre las intrigas financieras que asolan la Santa Sede

|

El Papa Francisco ¿se entera o no se entera?, juez y parte en el Vaticano, visita oficial de Pell, cerrado por Navidad, obispas y vinos.

 para Infovaticana | Las especulaciones financieras, mucho más si son grandes, mucho más si son oscuras, suelen terminar muy mal, con rivalidades internas violentas y siempre dispuestos a hacer cualquier cosa para perjudicar al rival, empresarios y financieros de dudosa reputación y olor a mafia. Si vemos las crónicas de estos días y no las palabras de las encíclicas o documentos pontificios, la Iglesia «pobre y de los pobres» anunciada por Francisco aparece poco más que una imagen retórica feliz, una buena fórmula quizás para obtener el aplauso de algún «ateo devoto» en busca de identidad.  El Vaticano predica bien pero actúa muy mal y utiliza gran parte del dinero que los pobres, directa o indirectamente, le donan para enriquecer a la corte, a los arregladores y a las familias y amigos de todos ellos.

Hemos defendido que esto que estamos sufriendo no es un caso aislado. Se nos quiere vender como una manzana podrida y es algo más complejo. Es fundamental  identificar la cadena de responsabilidad, los que no podían dejar de saber. Lo que estamos viviendo es fruto de la publicación de una investigación periodística que provoca que el Papa Francisco, en horas 24, destituye brutalmente y degrada al cardenal Becciu, señalándolo como un traidor y exponiéndolo a la burla pública. La prensa se lanza sobre el cadáver político del alto jerarca para destrozar lo que queda, para representarlo como el más sórdido de los criminales.

El Papa Francisco ha mantenido, protegido y ascendido en estos años al dimitido Becciu. Ahora se ha convertido en un Judas capaz, por un puñado de monedas, de vender al inmaculado y purísimo sucesor de Pedro. Todo este montaje intenta vendernos el candor de la túnica papal, la inocencia traicionada del Santo Padre, todos malos, malísimos ante el único puro. Este es el viejo  esquema utilizado en el Vaticano, y frecuente en las monarquías, para describir la relación entre soberanos y su corte, entre dictadores y su séquito. «El rey es puro y ama a su pueblo  pero los pérfidos cortesanos conspiran detrás de él y se aprovechan de su inmensa bondad para hacer el mal»,  «el Duce es honesto, son sus colaboradores los corruptos».

La curia romana se nos presenta como  una especie de asociación de autónomos, en la que todos hacen lo que les gusta mientras el jefe solo piensa en rezar y celebrar misa. Este mundo ingenuo y falso es el que se está derrumbando. El Papa Francisco no podía no saber. Solo tenemos dos posibilidades, o bien el Papa Francisco ha perdido por completo el control de la situación y nos encontramos ante un vacío de poder que solo se puede llenar con un gesto de responsabilidad, el auto-retiro del monarca,  o el Papa reina y gobierna en todos los aspectos y entonces él también tendrá alguna responsabilidad en los hechos de corrupción. ¿Tendremos que esperar unos siglos más?

Y por si faltaba alguien, entra en escena el juez único del tribunal único del Estado Ciudad del Vaticano que al mismo tiempo tiene ‘intereses ‘ en el grupo GEDI que publica La Repubblica, La Stampa, Il Secolo XIX y 13 periódicos locales. Los jueces vaticanos , este y los anteriores, siempre han sido parte de las cosas juzgadas, es una tradición muy arraigada. La campaña contra Becciu, que no seremos nosotros a defender pero que tiene todo el derecho a un juicio justo sobre todo lo que se le acusa, no pude cerrarse en falso. Solo en el Vaticano puede suceder que juez único es también colaborador del Grupo GEDI, propietario de L’Espresso…

Vuelve el cardenal australiano George Pell,  ayer volvió a pisar el Palacio Apostólico después de tres años. Reunión de agenda oficial del Pontífice y seguida del comunicado de prensa oficial de la Oficina de Prensa del Vaticano, con un breve video del inicio de la entrevista en el que destacan las palabras del pontífice: «Gracias por tu testimonio». Todo en el más puro estilo para dejar muy claro que el Papa Francisco no ha tenido nada que ver con lo sucedido en Australia. ¿Otra vez el pontífice traicionado que no se entera de nada?

La inspección de  Moneyval de los dos microestados fronterizos con Italia, el Vaticano y San Marino, viene marcada por el temor de Europol, más que fundado, a la infiltración del inframundo para apoderarse de las masas de dinero, unos 200.000 millones de euros, que deben ir a Italia como fondo de recuperación.

El brote de covid en el Vaticano ya es de 7 y entramos en una situación de alerta máxima: «Durante el fin de semana, se encontraron algunos positivos de Covid19 entre los Guardias suizos. En la actualidad estamos tratando con 4 personas, con síntomas, todas en aislamiento «. «Los cuatro guardias se suman a otros tres positivos encontrados en las últimas semanas entre vecinos y ciudadanos del Estado». La población de máximo riesgo es enorme en el Vaticano y todo sabemos que la situación Papa Francisco es especialmente delicada, un contagio podría ser mortal y abrir un escenario imposible en el peor de los momentos.

La Conferencia Episcopal Italiana está dispuesta a volver a cerrar iglesias, suspender misas y todos los sacramentos. Las iglesias cuentan con medidas superiores a cualquier otra actividad pública, ni en los supermercados, bares, restaurantes o comercios, ni en las calles existen tales medidas. No hay motivos sanitarios que justifiquen volver a la suspensión de las misas. Podemos estar ante el intento de suprimir la Navidad después de haberlo conseguido con la Pascua. La suspensión del culto público solo tendría el efecto de distanciar definitivamente a la Iglesia de los hombres, de hacerla definitivamente inútil, para dejar el campo libre a la nueva religión paródica del humanitarismo.

El nuncio de París recibió individualmente a las siete mujeres del colectivo francés «Todos los apóstoles» que se ofrecen como obispas para cubrir las vacantes:  «un poco atrasado en el conocimiento de nuestros momentos. No obtuve ninguna respuesta y tampoco me hizo demasiadas preguntas. Hubo escucha pero no una conversación real. Vine a decirle al Papa (el nuncio es el embajador vaticano) que podía contar con nosotras, que fuimos los artífices del cambio y transformación de la Iglesia a la luz del Evangelio».

El Vaticano siempre gana en el consumo de vino per cápita que es de 73,8 litros por persona, digamos unas cien botellas,  superando a Francia con 50,7, e Italia con 48,2. Los aproximadamente 900 habitantes oficiales son masculinos y mayores, es decir, consumidores típicos. La razón no hay que buscarla en el consumo excesivo sino en el hecho de que el alcohol no tiene impuestos en el Vaticano , en la Annona abundan los vinos a precios más bajos que en cualquier país europeo. No encaja muy bien esto con el diálogo con el Islam, en determinadas zonas del mundo musulmán es peligroso introducir incluso cantidades mínimas de vino para la Misa.

Ya tenemos papamóvil de hidrógeno de impacto cero, es un Toyota Mirai donado por la Conferencia Episcopal Japonesa y utilizado por el Papa Francisco con motivo de su viaje a Japón.

«…limpiáis por fuera la copa y el plato, mientras por dentro rebosáis de robos y maldades.»