Homenaje a un soldado

Un libro homenajea al Jefe del GAR de la Guardia Civil a 2 años de morir por covid

|
El libro «Eterno Teniente Coronel Jesús Gayoso» recopila 100 relatos y 300 fotografías de compañeros, familiares y amigos del jefe del Grupo de Acción Rápida (GAR) de la Guardia Civil, como homenaje en el segundo aniversario de su muerte por covid-19.

Su amigo el pintor riojano Taquio Uzqueda ha sido el encargado de coordinar este libro, que reúne, en 440 páginas, «momentos y experiencias de una persona inolvidable», ha detallado a Efe.

El 27 de marzo de 2020, durante la primera ola de la pandemia, Gayoso falleció con 48 años en la UCI del Hospital San Pedro de Logroño tras luchar contra el coronavirus durante 16 días.

Jesús Gayoso (Mieres, Asturias, 1971-Logroño, 2020), criado en A Coruña e hijo de guardia civil, estaba casado y tenía dos hijos. En 1996 se incorporó a la unidad de élite de la Guardia Civil, con sede en Logroño, y asumió la Jefatura del GAR en 2004.

Gayoso poseía numerosas condecoraciones, participó en varias misiones humanitarias en diferentes países, como Afganistán; y en comisiones de servicio en Túnez, Mauritania, Turquía y Honduras, entre otros.

Además, fue uno de los impulsores del Polígono de Experiencias para Fuerzas Especiales (PEFE), situado a las afueras de Logroño, un centro de entrenamiento dedicado a la formación especializada de la Guardia Civil y de cuerpos de seguridad de todo el mundo.

Su repentino fallecimiento causó una gran conmoción entre sus compañeros y amigos, como Uzqueda, quien ha reconocido que se quedó «en shock» durante varios días.

«No me entraba en la cabeza que ya no fuera a verle más. Por eso se me ocurrió el homenaje de publicar un libro para recoger toda su trayectoria profesional y también el cariño que recibieron su viuda y sus dos hijos tras su muerte», ha explicado.

Sin embargo, pensó que solo sus vivencias personales con Gayoso no eran suficientes para llenar un libro, pero justo entonces se puso en contacto con él Juanjo Mateos, miembro del GAR ya jubilado, quien también le propuso recopilar los testimonios de otros compañeros y amigos.

Uzqueda ha insistido en que Gayoso era «una persona comprometida y entregada, que vivía con ilusión y pasión su profesión».

Fue un guardia civil que «no pasaba desapercibido, humilde, generoso, defensor de sus hombres y con un gran sentido de unidad», ha recordado, por lo que su obsesión en hacer equipo definió su liderazgo en el GAR a partir de la cohesión y el compañerismo.

Por ello, en 2020, recibió del Gobierno regional la distinción de Riojano de Honor a título póstumo por «su inquebrantable amor a esta tierra» y por «reforzar la imagen institucional de La Rioja en todo el mundo».