¿Un Thyssen en Alicante? Las negociaciones están abiertas

|

La Diputación de Alicante negocia con la baronesa Carmen Thyssen convertir la provincia en sede permanente de una parte de la colección de la familia, en un proyecto cultural de primer orden que podría ser una realidad a lo largo de 2022, cuando la institución provincial cumple dos siglos de vida.

El presidente de la Diputación, Carlos Mazón, del PP, y su vicepresidenta y responsable de Cultura, Julia Parra, de Ciudadanos (Cs), han desvelado parte de las conversaciones aunque sin concretar el posible emplazamiento del futuro museo Thyssen alicantino, que en todo caso será «emblemático», ni la cantidad de piezas que lo formarían.

Además de ubicarse en un edificio de alto valor arquitectónico de la ciudad de Alicante o de otra localidad de la provincia, se diferenciará del Museo Thyssen de Málaga en que será «distinto» en la medida de «mucho más moderno y con un tinte tecnológico, de digitalización y con interactividad».

Tras seis meses de negociaciones tanto con la baronesa (con la que ha habido tres reuniones) como la dirección de su museo en Madrid, la Diputación intentará «terminar de atar» este proyecto durante 2021 para que las primeras piezas lleguen antes del fin de 2022.

Como previsiblemente será precisa la adecuación de la futura sede que se escoja, la intención es que las primeras obras de la colección de la baronesa lleguen el próximo año al Museo de Bellas Artes Gravina de Alicante (Mubag) para su exposición temporal hasta que esté listo el museo definitivo.

«Es pronto para dar más detalles», ha incidido la vicepresidenta y responsable de Cultura de la Diputación, Julia Parra, quien en todo caso ha asegurado que «hay un gran interés por ambas partes en dar los pasos necesarios para que sea una realidad cuanto antes».

Ha sostenido que Alicante no compite con más ciudades en este propósito y ha añadido que la baronesa conoce la provincia y en todo momento «ha mostrado su gusto e interés en Alicante».

Por su parte, el presidente de la Diputación ha puesto en valor los beneficios de este «hito» cultural para Alicante por lo que contribuirá a la imagen y atracción turística de la Costa Blanca con un «contenido de primerísima división del panorama pictórico» materializado en «importantísimas piezas».

También ha subrayado que la llegada de obras de la colección Thyssen tendría un carácter «permanente» y ha enfatizado el retorno que tendrá este centro expositivo para la provincia, en cuanto al turismo, a posicionamiento cultural y a «fuerza» de imagen.

«Estamos muy ilusionados con lo consistente de las conversaciones, que llevan un camino inmejorable», ha recalcado Mazón.