Una cascada de órdenes ejecutivas de Biden en su primer día en la Casa Blanca

Joe Biden.
|

Pocas horas para la toma de posesión de Joe Biden, que sin embargo, ya ha anunciado sus primeros pasos como nuevo inquilino de la Casa Blanca.

En sus primeras horas como presidente de EE.UU., Joe Biden se propone firmar una decena de órdenes ejecutivas para hacer frente a la pandemia y revocar algunas de las decisiones de su predecesor, Donald Trump, como la salida del acuerdo climático de París o el veto a países musulmanes.

En entrevistas, discursos y hasta en 49 memorandos publicados a lo largo de la campaña electoral, Biden detalló cuáles serían las medidas que aprobaría «en su primer día» en la Casa Blanca, en lo que describió como una «batalla por el alma de la nación» contra Trump.

Ahora, ha llegado la hora, y Biden tendrá que enfrentarse desde el primer día a cuatro asuntos: la pandemia de la covid-19, la consecuente debilidad económica, la crisis climática y el conflicto por las desigualdades y violencia racial en EE.UU.

Estas son las medidas que Biden tomará en su primer día en la Casa Blanca, según una carta distribuida en los últimos días por el que será su jefe de Gabinete, Ron Klain: mascarillas y alivio económico contra el coronavirus, el Acuerdo de París contra el cambio climático, fin del veto musulmán y una reforma de la política migratoria así como otras promesas.

Mascarillas y alivio económico contra la Covid-19

Biden pedirá a los estadounidenses que utilicen mascarillas en las instalaciones federales y los medios de transporte interestatal como aviones o autobuses, una medida que ampliará las restricciones que ya han impuesto los gobiernos locales.

Extenderá una medida para prohibir los desahucios, como suerte de alivio económico para los casos de extrema necesidad. Ordenará una extensión de la moratoria a los pagos de los préstamos estudiantiles en el país, algo que beneficiará a 43 millones de estadounidenses que en total deben 1,7 billones de dólares.

Además, Biden podría comenzar mañana a presionar a legisladores para que aprueben un plan de estímulo económico de 1,9 billones de dólares, destinado a acelerar la distribución de las vacunas contra la covid-19 y paliar los efectos de la pandemia en la economía. Sin embargo, no se espera que el Congreso empiece a debatir ese plan hasta finales de enero o principios de febrero.

El Acuerdo de París contra el cambio climático

El líder demócrata firmará una orden ejecutiva para reintegrar a Estados Unidos en el Acuerdo de París contra el cambio climático y del que la nación norteamericana salió oficialmente el 4 de noviembre de 2020 por orden de Trump.

Fin al veto musulmán y reforma migratoria

Biden acabará con el veto migratorio de Trump, que actualmente obstaculiza la entrada a EE.UU. de los nacionales de 11 países con una significativa población musulmana (Eritrea, Irán, Kirguistán, Libia, Myanmar, Nigeria, Somalia, Sudán, Siria, Tanzana y el Yemen) y que incluye restricciones para Venezuela y Corea del Norte.

El próximo presidente pretende enviar al Congreso de EE.UU  una ambiciosa reforma migratoria que incluye una vía para que 11 millones de indocumentados accedan a la ciudadanía, una expansión de la política de asilo y un plan para reforzar la seguridad fronteriza mediante el uso de la tecnología.

La OMS y los derechos de las personas trans

Durante su campaña, Biden se comprometió a usar su primer día en el poder para evitar la salida de EE.UU. de la Organización Mundial de la Salud (OMS), un proceso que inició Trump y que está previsto que se haga efectivo en julio de 2021. Sin embargo, el equipo del presidente electo no ha desvelado si Biden tiene previsto adoptar esa medida nada más llegar a la Casa Blanca.

El líder demócrata también prometió que, el primer día, derogaría el veto de Trump a los transexuales en el Ejército y que restauraría una norma aprobada por el expresidente Barack Obama (2009-2017) para permitir a los estudiantes transgénero de las escuelas públicas usen los baños en función del género con el que se identifiquen.

Las medidas del primer día serán solo un aperitivo de lo que se avecina en los próximos 10 días, cuando Biden planea firmar órdenes ejecutivas para reunir a las familias separadas en la frontera, expandir las pruebas para detectar el virus y reabrir de forma segura escuelas y negocios, de acuerdo a la carta distribuida por su jefe de gabinete. Todo muy ambicioso.

Todo, grandes pasos para huir rápidamente de lo que Trump logró. Para volver a las políticas de la Administración Obama y avanzar, fácilmente, removiendo antes los obstáculos, en esa agenda ideológica que ya se impone no solo por el partido de Biden en los EE.UU., sino en el mundo entero.