Una lección de historia democrática, por Carlos Esteban

|

Ha dicho Sánchez que la Segunda República es “nuestro pasado más luminoso”, y uno supone que lo suyo es inspirarse en el pasado más luminoso para construir el presente. Lo que me lleva a plantearme varios interrogantes:

¿Significa que van a empezar a quemar iglesias, bibliotecas y piezas maestras de arte sacro?

¿Piensa sustituir la Constitución por otra que los españoles no voten?

¿Planea prohibir que gobierne el ganador de las elecciones si es de derechas?

¿Tiene el proyecto de restablecer la censura en medios de comunicación?

¿Va a sacar y blandir una pistola cargada en el hemiciclo?

¿Van a hacer los escoltas de algún miembro socialista del Gobierno una visita a casa de Abascal para que acabe en una cuneta?

¿Van a dar un pucherazo monumental en las próximas elecciones?

Hay más luces de ese luminoso pasado, esa Edad de Oro, ese paraíso perdido que dejo al lector para que se interrogue sobre su repetición.