Dictadura comunista en Nicaragua

Unión Europea condena la detención de opositores en Nicaragua y vincula ayudas a su liberacion

|

La Unión Europea denunció ayer el «deterioro de la situación política en Nicaragua» y condenó los ataques del régimen sandinista «contra partidos de oposición, prensa, periodistas y trabajadores de medios, defensores de derechos humanos y la sociedad civil» a solo cinco meses de las elecciones previstas para el 7 de noviembre.

El jefe de la diplomacia de la UE, Josep Borrell, apuntó que «el uso político del sistema judicial, la exclusión de candidatos de elecciones y la suspensión arbitraria de partidos de oposición son contrarios a los principios básicos de la democracia» y constituyen «una seria violación de los derechos de los nicaragüenses, bajo la Constitución de Nicaragua y bajo el derecho internacional».

El informe de Borrell llegó después del arresto de al menos siete opositores en Nicaragua, incluyendo cuatro aspirantes a la presidencia, bajo cargos de «incitar a la intervención extranjera».

«La UE llama a la liberación inmediata e incondicional de los potenciales candidatos presidenciales Cristiana Chamorro, Arturo Cruz, Félix Madariaga y Juan Sebastián Chamorro», señaló el comunicado. Estas medidas «minan aún más la credibilidad de un proceso electoral ya afectado por una reforma» que ignoró recomendaciones de misiones de observación electoral.

Por su parte, el Parlamento Europeo advirtió que el futuro de la cooperación de Europa «dependerá de que el país recobre la senda de la democracia”, en una carta dirigida a Daniel Ortega y emitida en Bruselas.

«La Unión Europea apoya al pueblo de Nicaragua a través de los programas de cooperación y queremos seguir apoyando, pero eso dependerá de que el país recobre las sendas de la democracia y de una paz verdadera”, señaló la carta, firmada entre otros por Dita Charanzová, vicepresidenta Parlamento Europeo y David McAllister, presidente de la Comisión de Asuntos Exteriores del Grupo del Partido Popular Europeo (PPE).

Tras cuestionar leyes y reformas electorales aprobadas por el Parlamento de mayoría oficialista, así como la elección de magistrados electorales proclives al sandinismo, los legisladores instaron a Ortega a tomar «medidas inclusivas”, como «la liberación de los presos políticos, la restauración del ejercicio pleno de los derechos ciudadanos y la aprobación de las reformas electorales necesarias (…) que garanticen que las elecciones de noviembre serán transparentes, libres y justas”.

«Si no se respetan estas condiciones, podremos encontrarnos ante la misma situación que la Unión Europea adoptó respecto al fraude electoral venezolano, recordando que Nicaragua tiene una especial relación con esta que deseamos se mantenga en el Acuerdo de Asociación entre la Unión Europea y Centroamérica”.