Villarejo comparece en Kitchen

Villarejo: «Rajoy contactaba conmigo» en un número de teléfono ad hoc

El excomisario José Villarejo, investigado por la Audiencia Nacional en el caso Tándem, atiende a los medios de comunicación a su salida este miércoles pasadas las 18.30 horas de la cárcel madrileña de Estremera, en la que permanecía en prisión provisional desde noviembre de 2017. EFE/Víctor Lerena
|

Comparecencia clave sobre el caso Kitchen en el Congreso de los Diputados. El ex comisario José Manuel Villarejo ha asegurado este jueves en la comisión parlamentaria del caso Kitchen sobre la operación parapolicial de espionaje al ex tesorero del PP Luis Bárcenas, que duda de que el expresidente del Gobierno Mariano Rajoy no conociera el dispositivo. Incluso ha llegado a afirmar, ante la estupefacción de los diputados presentes: «Rajoy contactaba conmigo» en un número especialmente habilitado al efecto.

Ha señalado además que las labores de «inteligencia» que le encargaron desde el gobierno se referían no solo a la recuperación de documentación sensible para el partido popular, sino también para «altas instituciones del estado», incluso «números de cuentas corrientes».

Pertrechado con una carpeta con papeles, con mascarilla negra y luciendo en la solapa el pin de una insignia policial, Villarejo ha confirmado que fue el exjefe de Asuntos Internos Marcelino Martín Blas quien le llamó para una «reunión urgente» en la Dirección Adjunta Operativa de la Policía.

Allí y tras una segunda llamada, el entonces Director General de la Policía, Ignacio Cosidó, le instó a abandonar dos operaciones que tenía abiertas en Arabia Saudí y Líbano para que trate de captar, según su versión, a un confidente para espiar al extesorero del PP Luis Bárcenas en 2013.

Villarejo, que se ha defendido como un «agente de inteligencia», ha señalado que él contactó con el inspector Andrés Gómez Gordo, que fue asesor de la secretaria general del PP María Dolores de Cospedal cuando presidió el Gobierno de Castilla-La Mancha, para contratar a Sergio Ríos, el chófer de Bárcenas presuntamente pagado con fondos reservados para robar documentación sensible del partido popular.

El comisario, a preguntas del diputado del PP Luis Santamaría, ha calificado de «política» la operación Gürtel y ha señalado al ex Secretario de Estado Francisco Martínez como el hombre ante el que rendía cuentas sobre la misma. Ha prometido que aclarará todos estos asuntos cuando sea juzgado.

También ha asegurado que el principal investigador de ese caso, Manuel Morocho, interrogó a implicados en esa causa en los despachos de las oficinas del grupo empresarial de Villarejo en la Torre Picasso de Madrid.Ante la sorpresa de la diputada, Villarejo ha explicado que «una serie de personas», entre las que ha citado al exsecretario de Estado de Seguridad Francisco Martínez; a la ex secretaria general del PP María Dolores de Cospedal y al presidente de La Razón, Mauricio Casals, «periódicamente» le «transmitían inquietudes del presidente del Gobierno».

De acuerdo a la versión de Villarejo, llegó un momento en que se enfadó porque había supuestos intermediarios le pedían que informase vía mensaje a Rajoy sobre cuestiones que ya les había respondido a ellos: «Dije, esto es una locura (…) ¿Qué pasa, que este señor no se fia de vosotros?».

Sobre el tipo de mensajes que se cruzaba con Rajoy, Villarejo ha dicho que eran muy «monosilábicos» para que confirmara algunas informaciones que llegaban como, por ejemplo, si era cierto que Bárcenas podía ocultar infomación en un chalé de Baqueira.

El comisario también ha vinculado a la exministra Cospedal en Kitchen al señalar que conocía la investigación «porque era uno de los medios a través de los que estaba informado el presidente del Gobierno», y ha indicado que él solía informar a Martínez, pero en ocasiones también al ministro del Interior Jorge Fernández Díaz.

Martínez, por su parte, según ha dicho, reportaba ante la exvicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría al estar implicado el CNI en la operación.

A preguntas de Rufián, el comisario jubilado asegura que trataron de matarlo en prisión. «Me intentaron eliminar», repite, antes de decir que le dieron una sustancia: «¿Sabe lo que me dijo el médico forense: ‘Eso ha sido un medicamento que te ha sentado mal».

El diputado Gabriel Rufián pregunta al comisario jubilado: «¿O usted es un mentiroso o usted es James Bond o todo es mentira?». Villarejo responde: «Si soy un mentiroso, ¿por qué todo es secreto? Si soy un Torrente de la vida, ¿por qué todo está encriptado y no consiguen desencriptarlo?».