Violencia de la izquierda en EE.UU.

Violencia «antifa» contra pacíficos manifestantes pro Trump en Washington

Seguidores de Trump en Florida EUROPA PRESS
|

La manifestación «Marcha MAGA (Make America Great Again) del Millón» de simpatizantes de Donald Trump celebrada este sábado contra el  fraude electoral en las elecciones de Estados Unidos se ha saldado con al menos 20 detenidos y tres heridos, incluidos un joven herido por arma blanca y dos agentes de la Policía capitalina.

La protesta, en la que el presidente estadounidense, Donald Trump, ha aparecido brevemente, ha transcurrido tranquilamente por las calles de Washington hasta la caída de la noche, cuando un grupo de simpatizantes de Trump ha tenido un enfrentamiento con una contramanifestación de violentos antifas y miembros del BLM.

De los detenidos, cuatro lo han sido por portar armas ilegalmente, mientras que el herido por arma blanca es un joven de unos veinte años que ha sido trasladado al hospital con heridas graves, según ‘The Washington Post’.

Ya por la noche se produjeron enfrentamientos entre grupos antifascistas y simpatizantes de Trump y en los vídeos grabados se puede ver lanzamiento de objetos, empujones y puñetazos.

Trump ha culpado de los incidentes a los antifascistas al que ha calificado de «BASURA» y a los que ha acusado de atacar a «gente mayor y familias». «La basura antifascista de izquierda radical fue fácilmente rechazada por la gran multitud de la manifestación MAGA y solo volvió de noche, cuando se había marchado el 99 por ciento de la gente, para atacar a gente mayor y familias», ha publicado Trump en Twitter.

El presidente estadounidense también ha criticado a la alcaldesa de Washington, la demócrata Muriel Bowser, porque, a su juicio, la policía «hizo su trabajo, pero tarde».

El mandatario había aparecido durante la tarde por sorpresa en la manifestación entre los gritos de apoyo de los asistentes. El mandatario ha sido visto en su coche, que ha recorrido lentamente la zona mientras Trump saludaba a sus simpatizantes.

Los asistentes han respondido con gritos de «¡USA, USA!» («¡Estados Unidos, Estados Unidos!») y muchos de ellos han perseguido el vehículo presidencial para intentar sacarse una fotografía.

Durante el día, los manifestantes han coreado otras consignas como «detened el robo» o «marchad por Trump».