Hielo

|

Cuando yo era joven, las olas de frío gélido llegaban siempre de Siberia, Rusia es culpable. Uno iba por la calle tiritando y envuelto en prendas e imaginaba a Iván lanzando contra el odiado Occidente su helado ejército invisible.

Desde hoy, me temo, el frío vendrá del Oeste, por donde no hay vigías en las torres, con Harris como Reina del Invierno.