La encuesta

|

No es “el Estado”, es su cortijo, y lo mismo que hacen mangas y capirotes con las demás instituciones y politizan hasta la previsión del tiempo, hacen ‘estudios’ prescriptivos que venden como descriptivos.

Esto debería ser ya perfectamente obvio hace décadas, que no nacimos ayer y se supone que los medios saben de sobra de qué va la vaina. Dar por buena la fantasía de Tezanos, incluso darle importancia alguna, siquiera como modelo de manipulación, es ignorar lo que realmente está pasando, que es supuestamente para lo que se les paga.

Es, claro, posible que los madrileños vayan a votar más o menos así, como es posible que hagan algo completamente distintos. Da igual; el caso es que el CIS no publica la encuesta de marras para informar, sino para influir. Esa es su única función.