Ahora España

|

Ahora España. Luego, ya iremos viendo. Luego, lo que toque. Lo que se le ocurra a Redondo, lo que descubra Tezanos.

Ahora España, que Pablo no puede pronunciar la palabra, y yo sí. Yo puedo pronunciarla, ‘España’, ¿ven? Y hasta ponerme lírico si hace falta, con una enorme rojigualda al fondo. Puedo pronunciarla hasta que se me llene la boca, como puedo pronunciar ‘federalismo’ o ‘Estado plurinacional’, que es más difícil.

Como puedo exhumar a Franco y volverlo a inhumar. Sé dónde lo he puesto, porque probablemente lo necesite, casi seguro. Desenterrar y enterrar, las veces que haga falta.

‘Estado plurinacional’ me gusta. Es una de esas expresiones que me pegan, ¿verdad?, de esas que sé decir sin trabarme, mirando muy serio a la cámara, con esa carita de solemnidad infantil con que transmito: “¡Pero si yo solo estoy aquí por vuestro bien!”.

Me gusta porque Iceta me deja en paz cuando la repito, porque me hace parecer tan sofisticado como si yo mismo hubiera escrito la tesis por mi cuenta. “Estado plurinacional”, no sé, me suena como superfragilisticoespialidoso, mágica. Y tiene lo que yo le pido siempre al lenguaje: que pueda significar cualquier cosa, que no me pille los dedos con ella.

Ahora España, que del mañana nada sabemos.