PUBLICIDAD

Anécdotas y categorías

|

En una realidad inabarcable y fragmentaria, mentir es absolutamente innecesario, incluso contraproducente, para imponer tu mensaje. La mentira directa, descarada, puede servir para afianzar la devoción de la parroquia, pero no para atraer a los dudosos.

No, lo eficaz es decretar las jerarquías de verdad, qué es anécdota trivial y qué categoría. Cuánto tiene que durar nuestra atención, a qué debemos dar importancia. Por parafrasear al Marqués de Romanones, que pongan otros los sustantivos y me dejen a mí poner adjetivos y adverbios.

PUBLICIDAD

Como señala Hughes en ABC, tuvimos Gürtel para desayunar, almorzar y cenar durante más tiempo del que puede aguantar el ánimo sin quebrarse y ceder, mientras que sobre la sentencia de los ERE ya hemos pasado página. De ETA, ¿quién se acuerda? Pero Franco sigue fresco esta mañana, como recién remozado.

Pedro Sánchez nos juró por lo más sagrado (es un modo de hablar: lo más sagrado para Pedro Sánchez es Pedro Sánchez) que no negociaría con separatistas, así que su prolongación, Carmen Calvo, ha determinado que ERC es simplemente izquierda. Y que todo es muy progresista, que es lo que importa.

De igual modo, Vox es fascista, y a los fascistas no se les discute, se les combate, lo que resulta extraordinariamente cómodo. Cualquier idea, argumento, denuncia o alegato que planteen puede ignorarse, está viciado de origen. La etiqueta lo tapa todo, lo justifica todo.

Uno no puede oponerse a la Ley de Violencia de Género, no puede decir que es un disparate ideológico que acaba con la igualdad ante la ley y la presunción de inocencia y, con ellas, con principios básicos de nuestra larga tradición jurídica, o que es ineficaz, no: si te opones a la ley, eres enemigo de las mujeres.

Truco para tiranos: si quieres aprobar una ley para silenciar a tus enemigos e imponer un draconiano estado de excepción permanente, llámala Ley para la Paz y la Armonía Universal. ¿Qué miserable podría oponerse a la paz y a la armonía?

PUBLICIDAD