YA NO CUELA

Ellos no son tontos

|

Uno puede marear casi indefinidamente cualquier perdiz, si sabe cómo.

Por ejemplo, supongan ustedes que un país, ante una pandemia que ya azota inmisericorde un país vecino, gestiona tan horrorosamente mal todo que en un tiempo récord se pone en cabeza del número de ingresados y en muertos por la enfermedad. El “no se podía saber” cuela cada día menos, y no solo por lo evidente, lo que todos veíamos días antes, o por los incontables documentos que van saliendo estos días y que prueban que sí, se podía saber y se sabía, sino por el dato prístino de puro obvio de que estamos en el macabro podio mundial y alguna razón tendrá que haber. Pero mírenlo por el lado bueno, como hace La Vanguardia: al ser de los países más infectados, somos también el segundo con más recuperados. Hay muchos modos de verlo, sobre todo si te pagan por verlo como debes.