YA NO CUELA

España es un hospital

|

Un rápido vistazo por las primeras de los grandes diarios nacionales: el Rey enmascarado, niños enmascarados en su primer día de colegio.

Es todo un carnaval siniestro, perfecto retrato de nuestro tiempo: miedo difuso, mordaza, despersonalización y esa depresiva atmósfera de hospital que inunda nuestra vida nacional.
Uno no sabe qué le deprime más con mascarilla, si el Rey o los niños. El Rey es, en una democracia constitucional, esencialmente un símbolo, con lo que la extraña foto togada y ese trapo que le tapa media cara le convierte en una parodia híbrida de juez y cirujano.

Y los niños. Es tan patético. Se criarán temerosos del aire y el sol y de sus propios semejantes, o sin más la mascarilla no pasará intacta del recreo.