PUBLICIDAD

‘España: una, grande y libre’ (II)

|

Creo haber dejado claro, en el artículo anterior, para los traidores separatistas, cuáles han sido, son y serán los límites de España.

A los separatistas les dan “cancha” en todas las televisiones, para que se explayen a gusto. Dan razones tanto históricas, como actuales, creadas por mentes retorcidas y esquizofrenias emocionales. Defendiendo el embuste, las mentiras fabricadas para el momento, discuten, como si fueran primeros principios filosóficos innegables. Si se les lleva la contraria, hacen gestos, cara, labios, expresión endemoniada cargada de razones propias. Los ojos se salen de sus pupilas, para convencer por miedo, como única manera de acallar a los oyentes. Periodistas medio asustados, sin atreverse a llevarles la contraria, ante la evidencia de la falsedad que defienden, ni a hacerles una nueva pregunta, mientras ellos se despachan a gusto.

PUBLICIDAD

“Yo no me siento español”, pregona alto y claro uno de los líderes vascos a cada momento. Inmediatamente generalizan con la mentira prefabricada, que repetida mil veces, pretenden hacerla verdadera: “Los vascos no se sienten españoles”, expresión real de hace 48 horas, generalizando e insultando a la mayoría de  los vascos. Aquí está el ejemplo:

C:\Users\NOÉ DE LA CRUZ\Documents\A DOCUMENTOS USUARIO\A ACTUAL G 8GB  2014\PERIÓDICO Y MAS\DEMOCRACIA\PAÍS VASCO\PAÍS VASCO IMG_20170824_144439.jpg

Lo mismo repiten los traidores-separatistas catalanes. Aquellos, de los unos y de los otros, que no se sientan españoles, lo tienen muy fácil: renuncien a su nacionalidad española, rompan y quemen su denigrante carnet de identidad, que arrastran con tanto odio y márchense a su jardín del edén o quédense como refugiados indocumentados. Sepan que la tierra donde viven no es suya, es ESPAÑA,  a la que odian, pero que los acoge por humanidad.

Otra mentira repetida y asumida finalmente y utilizada como verdad absoluta: “El 48% de los catalanes son separatistas”. Esta expresión la repiten los separatistas permanentemente, así como la mayor parte de los periodistas y medios de comunicación, con una irresponsabilidad inaudita. Muy lejos de la realidad.

En las elecciones de 2017 había 5.553.983 personas con derecho a voto. Los partidos separatistas no obtuvieron el 48%, como se viene “machacando” continuamente; fue el 37% del censo electoral y el 27,5% de una población de 7.504.000 habitantes aproximadamente. Es decir, poco más de dos millones de personas. Estos dos millones, a su vez, tienen procedencias muy diversas. Un millón son los descendientes de la generación de 1714, que se ha ido reproduciendo progresivamente, a los que  picó la bicha en la plaza de Cataluña y les modificó el ADN. El otro millón son Charnegos o hijos de Charnegos de todas las Provincias del resto de España, que, según los del lugar, con cierta razón, fueron a Cataluña a matar el hambre. El hambre producida por el abandono de los Políticos de hace muchas décadas. Incluyo a Francisco Franco, tan venerado   por el Presidente  ególatra en funciones, quien mimó a los que ahora nos traicionan y nos dejó a los demás en la miseria. Los charnegos han sido adiestrados, envenenados con mentiras y promesas falsas. Reaccionad. Abrid los ojos, la mente, el corazón. Votad todos a los que pueden salvar a este maravilloso País. 

Mientras tanto Cataluña está en llamas. Los Políticos que tenían que prevenirlas y que  apagarlas, unos por acción positiva atizando el fuego y otros por omisión, negligencia y abandono, siguen echando más leña. 

PUBLICIDAD

La población de Cataluña a finales del año 2018 era de 7.489.000 habitantes. Cuatro años antes, a 1 de enero de 2015 era de 7.504.008 habitantes. Supone una pérdida de población  de más de 15.000 habitantes; es decir unos 4.000 habitantes por año abandonan Cataluña. Esta pérdida está siendo sustituida por inmigrantes ilegales, que son acogidos, como tabla de salvación, asignándoles inmediatamente una “paga” de 664€. La pérdida de empresas es otra consecuencia lógica.

Dentro de tres días podemos hacer que las cosas cambien. Esto sí depende de nosotros, de las personas sensatas, de los españoles con  nuestro voto. Sólo los Partidos demócratas son merecedores y capaces de sacarnos del pozo en el que estamos y en peligro de caer en otro más profundo.

En la votación: descartados sin duda los independentistas, lo comunistas en cualquiera de sus formas de camuflarse con distintas denominaciones, los seguidores del socialismo marxista del Presidente, los nacionalistas que son el semillero de todos los demás.

Una llamada especial para los Social demócratas, afiliados o no al PSOE: el voto a Pedro Sánchez es enterrar definitivamente al PSOE antes o después. Yo también voté durante diez años al PSOE, pero YA NO. El futuro de España es antes.  

Si vamos a votar todos en la línea que he descrito, que es nuestro deber ciudadano España seguirá siendo: UNA, GRANDE Y LIBRE, en el contexto de todos los Países del Mundo.  

PUBLICIDAD

por Noé de la Cruz.

Licenciado en Pedagogía, Licenciado en Psicología por la Universidad Complutense de Madrid. Especializado en Sociología (Técnicas de Investigación Social y Sociología de la Familia) y Diplomado en Psicología Industrial por la Escuela Superior de Psicología y Psicotecnia de Madrid. Ostentó el cargo de Consejero Titular en el Consejo Nacional de Educación durante 6 años. www.valoresuniversales.es