PUBLICIDAD

Investidura

|

Tengo entendido que va a haber un Ministerio de Consumo (si lo hay ya, mea maxima culpa, me cuesta seguir la inflación ministerial). Lo fundamental de la protección del consumidor es que su acto de compra sea libre. Un acto libre exige dos condiciones: que el sujeto no esté coaccionado, y que sepa lo que está haciendo. La mentira, sobre todo la mentira en lo esencial, invalida cualquier elección. Si he pagado por una lavadora y me llega un teléfono, cualquiera entiende que se me tiene que devolver el dinero y que la empresa vendedora debe ser sancionada.

En política no es menos, sino más importante. Si se elige a un partido o a un candidato porque asegura que sus políticas van a ser A, B y C, y una vez elegido defiende exactamente lo contrario de A, B y C, la elección no ha sido libre ni, por tanto, legítima.

PUBLICIDAD

Más: decidir el gobierno de un país con los votos de quienes aseguran no pertenecer a ese país es ilegítimo. Legal en un sistema disparatado, pero ilegítimo.