PUBLICIDAD
DISTINTO AL DE EUROPA

La Policía en Estados Unidos. Por James Salomon

|

El sistema policial en EE.UU. es muy distinto de los sistemas policiales de Europa en general y España en particular, mucho mas centralizado y unificado. La primera y principal diferencia es el amplio abanico de competencias de las Policías Locales de los pueblos y ciudades norteamericanas (nada que ver con las policías municipales en España), que incluyen la investigación de delitos hasta homicidio y asesinato pasando por robos armados o no, violaciones etc., con matices que veremos más tarde. Otra diferencia importante es la ausencia de una Policía Nacional con sus correspondientes unidades antidisturbios, con despliegue y competencias en todo el país, con excepción de las transferidas a algunas CC.AA., y la inexistencia de una Policía de carácter militar como la Guardia Civil (Gendarmerie en Francia, Los Carabinieri en Italia) con despliegue y competencias en todo el territorio nacional.

Los Departamentos de Policía de los pueblos y ciudades, donde se encuadran las Policías Locales, dependen del Alcalde, quien les asigna fondos y nombra a su Jefe,  cuando no se elije directamente por los ciudadanos de ese pueblo o ciudad, según las leyes de cada Estado. Esos fondos salen de los impuestos de los contribuyentes. La responsabilidad política última está en el Alcalde. El Gobernador del Estado o el Presidente de EE.UU. y su gobierno no tienen competencias. Es decir, en cualquier incidente o escándalo que salpica al departamento de policía de una ciudad, el responsable político es el Alcalde. Asimismo, es posible para los alcaldes lo que persigue el movimiento actual norteamericano  “Defund the Police”: suprimir los fondos a los Departamentos de Policías locales e incluso disolverlos, sin contar con el Gobernador, el Congreso o el Presidente.

PUBLICIDAD

Aparte de los departamentos de policía locales, existen las Policías de cada Estado como La Oficina del Sheriff del Condado (cada Estado está compuesto por Condados), con competencias especialmente en el campo de la seguridad de las prisiones y oficinas del gobierno local, aunque varía en cada Estado, cuyo Jefe también puede ser elegido por los ciudadanos; y la Policía de Carreteras del Estado (State Troopers) con funciones de policía de tráfico en autopistas y carreteras, instrucción de policías locales, protección del Gobernador y servicios de apoyo técnico y científico en investigaciones policiales.

Estos Departamentos de Policía Local disponen de material antidisturbios, pero su capacidad en este ámbito es limitada y las policías del Estado, como se ha visto, no tienen competencias al respecto. Al no haber Policía Nacional con unidades antidisturbios como en España ¿Qué ocurre entonces en el caso de manifestaciones o disturbios violentos, actos de pillaje, saqueo etc. como está pasando en algunas ciudades norteamericanas? ¿De qué herramientas disponen las autoridades locales para hacer frente a estas situaciones? Pues que necesitan el apoyo del Gobernador del Estado, es decir, la Guardia Nacional, unidades uniformadas con disciplina militar, parte de las Fuerzas de Reserva, pero que no forman parte del Ejército Activo, aunque utilizan sus instalaciones y campos de instrucción. La mayoría de sus miembros tienen otras profesiones y trabajos permanentes, considerando su alistamiento como un part time job, instruyéndose los fines de semana, por ejemplo. Para desplegar el Ejército Activo (Unidades del US Army) en las ciudades de Estados Unidos, el Presidente tiene que “federalizar” al Ejército, cuestión muy excepcional y que Donald Trump no ha hecho. Por ello,  hay que tener mucho cuidado cuando se dice que los militares están en las calles de las ciudades norteamericanas, porque no es en realidad el Ejército Activo.

Es preciso señalar que cuando se trata de delitos federales como asesinatos masivos, delitos de terrorismo doméstico o internacional en suelo norteamericano, espionaje etc., las competencias policiales pasan al FBI (Federal Bureau of Investigation), Agencia Federal dependiente del Departamento de Justicia, que en esencia tiene una doble función: Policía Federal y Servicio de Contrainteligencia, en este caso como puede ser el MI5 en Gran Bretaña, ceñido al interior del país. Un matiz más, el FBI, a diferencia de muchos Servicios de Inteligencia en Europa, tiene competencias ejecutivas, es decir puede efectuar detenciones en el curso de la investigación.

Además de lo señalado anteriormente, en EE.UU. hay una serie de Agencias y Departamentos Federales dependiendo del Departamento de Justicia cuyas competencias son asumidas en España por la Policía Nacional y la GC. Por ejemplo, la DEA (Policía Antidroga), el Servicio de Marshalls, para la persecución de fugitivos y otras.

Finalmente, como consecuencia de los atentados del 11 de septiembre, se creó el Departamento de Homeland Security para la protección de fronteras con funciones de policía entre otras, compuesto por diversas Agencias como el Servicio de Aduanas, el Servicio de Inmigración, la Administración de Seguridad en el Transporte, Servicio de Prisiones y otras.

PUBLICIDAD

No quiero terminar sin mencionar el respeto y admiración que buena parte del pueblo norteamericano dispensa a sus policías, llevando stickers en las lunas y parachoques, aludiendo a la policía de Nueva York, como “our finest” (nuestros mejores), cuyas acciones de servicio y sacrificio yo pude comprobar in situ desde las calles de Manhattan cuando viví y sufrí aquel 11 de Septiembre de 2001 difícil de olvidar.