PUBLICIDAD

Para Sánchez no fue tan ‘redondo’

|

Las efemérides del día recordaban que un 10 de noviembre se subastaba en Nueva York el cuadro El sueño, de Pablo Picasso, por 7.000 millones de pesetas, algo más de 42 millones de euros. Pues, el sueño de ser presidente de nuestros candidatos nos está costando a los españoles un pico. En Benidorm, que ya eran unos adelantados en los ’60, por eso era destino indiscutible,  celebraban en procesión a su patrona, la Virgen del Sufragio. Ni a propósito…  Las caras de los votantes ayer en España se debatían resignadas entre a la cuarta va la vencida o no hay quinto malo (por unas quintas Elecciones, digo). Los españoles salieron de sus casas pasando más frío que los tobillos de un moderno, que citaba la mar de gaditano Alex O’Dogherty (en Cádiz tenía que ser), en plena dicotomía como en ese poema de Ángel González: “Sin esperanza, con convencimiento”. Algunos fueron a votar contra viento y marea. Durante la mañana, las frases-estrella en los colegios eran “pues parece que ha refrescado”  y “hay que desbloquear”.  Sería el bloque de hielo de algunos lares y de algunos coches porque el panorama político ni con la cuchilla de la vitrocerámica. Desde anoche y a esta hora que está usted leyendo esto, la vida sigue igual… La abstención se apuntó también a la fiesta, hubo menos movimiento de participación, pero más colorido en las mesas que nos llevaba a los ‘80 con esa algarabía de logos. Los apoderados de Más País recordaban a aquellas quinceañeras que llevaban las carpetas forradas con la Súper Pop. Lucían una carpeta pegada al pecho con una gran foto de Iñigo Errejón a modo de acreditación “es que somos los grandes desconocidos”, reconocían sus apoderados.

Luis Gestoso, coordinador del grupo parlamentario VOX en la Asamblea de Murcia y número tres al Congreso, comentaba en su colegio electoral que había visto que las papeletas de su partido habían disminuido considerablemente. Y eran sólo las 11.00h de la mañana. Prudente, no quería echar las campanas al vuelo, “como decía mi abuela, fútbol es fútbol y gol es gol. Esperaremos hasta el final”. La número uno de VOX al Congreso por la Región de Murcia, Lourdes Méndez, no acudió al colegio a votar. Votó esta semana por correo. “Se encuentra en cama enferma y está resguardándose para asistir a la noche de resultados”, decía un compañero de partido. Por la tarde se mostraba eufórica en la nueva sede de la región murciana: “VOX ha venido para quedarse”, decía.

PUBLICIDAD

En Madrid, a las 18:00 horas abría la sede del PSOE en Ferraz. Con Ábalos. Sin Sánchez aún. A las 18:30 horas “ni hablar de escenario ni de nada” y “es que hace frío”. Insistían en los 130 escaños. Les recordábamos los 132-150 que vaticinaba Tezanos. Los nervios empezaban a cundir y la duda era saber si Sánchez sobreviviría a las peores previsiones. A las 21.30 horas, “firmo los 121 escaños”, decía un militante. Los nervios ya no se podían disimular. A las 21.50 horas pasan de 123 a 122, ese rejón-escaño lo llevará Sánchez para siempre en el recuerdo. En shock. Reunidos en la cuarta planta, enmudecidos aún a las 22.30 horas. Alrededor de las 23:15 h. los dj hacen pruebas con la versión ‘máquina’ del himno del PSOE. Sin duda la percusión funciona estupendamente. A las 23.30 horas ya preparan el andamio. En el salón amenizan la espera con su versión particular de la canción de Carolina Durante “todos los amigos se llaman Cayetano, no votan al PP, votan a Ciudadanos”. Sánchez comparece sin aludir a la pérdida de tres escaños ni al millón y medio de votos que se han evaporado. Parecía que hubiera visto la película de Gutiérrez Aragón ‘La vida que te espera’: “De lo que no se habla, no existe”. La cara de funeral de Ábalos era de escándalo mirando a Pedro Sánchez interpretando el “dientes, dientes” a lo Isabel Pantoja. “¡Con Iglesias, sí!”, “¡Con Casado, no!” gritaba la militancia. Y Sánchez como Rajoy cuando decía aquello de “quien gana las elecciones debe gobernar, amigas y amigos voy a intentar formar gobierno”. Ay, Iván Redondo; ay, Tezanos…

En VOX sí había plataforma instalada. Aun así iban con precaución, una forma de arrebatarse esa espina de las anteriores elecciones cuando no se vieron reflejados los resultados tan abultados que prometían las encuestas. A las 22.30 horas algunos militantes no terminaban de creerse el resultado y evitaban hacer valoraciones hasta que no saliera Abascal. Sale el líder y centenares de personas congregadas en la calle Bambú le aclaman con gritos de “¡Viva España!” y “¡Presidente, presidente!”. VOX pasaba de 24 diputados a 52, subía cinco puntos y 750.500 votos sobre lo que consiguió el 28 de abril. Se hablaba de causas como el trasvase de papeletas de Ciudadanos. El enfado de los votantes con el PP. Y, la abstención, que también ha ayudado mucho. Abascal anunciaba que convocaba comité ejecutivo nacional para la tarde, que no estaba previsto.

Por su parte, Pablo Iglesias aguantaba el tipo. Su satisfacción es que ha fracasado Sánchez en su interés por hundirle. Iglesias y Montero llegaban al espacio Harley, en Madrid, donde Unidas Podemos recibiría los resultados acompañados de su hija. Serios. No dan declaraciones. Ahora, el catering siempre muy bueno. Y ecologistas. El agua ya no va en plástico, pero sí en mini brick. A las 22.35 horas comparecía Pablo Iglesias. Lo de siempre: “Tiendo una mano al partido socialista”.

El momento Rivera: Conmoción. El movimiento telúrico era indudable. La cita electoral más difícil de Albert Rivera. En la sede, el comentario, “el votante había penalizado al partido por no pactar con Sánchez”. 22.30 horas: hermetismo. La debacle en escaños y votos les deja sin palabras. Hace sólo ocho meses Ciudadanos estaba celebrando su gran triunfo en las Generales, en las que pasó de 32 a 57 escaños. Algunos altos cargos se despedían de los periodistas con un “ha sido un placer”.  Mientras, Malú era Treding Topic en Twitter. 23:13 horas, sale  Rivera  “lo que hoy hemos tenido es un mal resultado sin paliativos y sin excusas. Ante estos malos resultados, creo que como líder político, los líderes asumen en primera persona siempre los malos resultados”…. Lo que parecía un anuncio de dimisión se convierte en la convocatoria de Ejecutiva para hoy lunes y Congreso posterior. Habrá una dimisión en diferido o algo así, yo qué sé. Lo que parece más bien es que será un “quiero que me pidáis en ese Congreso que me quede, que no me vaya”. Albert Rivera llegó a la política queriendo ser el nuevo Adolfo Suárez. Suárez dimitió…

Pablo Casado llega a las 18.30 h. a Génova. Allí estaban también Teodoro García Egea, Tejerina…. Sin balcón. Con la boca pequeña auguran 85-95 escaños, ahí se fijaban la meta. Casado sale al balcón y se hace un Rivera. Amagó. No propuso nada con el rival enfrente noqueado. Empezó fuerte el discurso y fue bajando hasta un “España no puede esperar más”…   pero yo sí, le faltó decir para completar la frase. Caras de decepción entre algunos militantes porque aquello sonó a ‘me conformo con estar en la oposición hasta que escampe’: “Estaremos a la espera de lo que plantee Pedro Sánchez”. Teodoro García Egea deja caer que “quizá” con otra persona del PSOE que no sea Sánchez…

PUBLICIDAD

Tanto Pablo Casado como Pedro Sánchez salieron a hablar como si hubieran ganado. Ay, los gurús…

Aquí nadie ha ganado nada. A partir de ahora habrá que trabajar como un modista cuidando mucho el patrón apostando casi por la papiroflexia y armando y jugando con la geometría hasta conseguir formas ergonómicas.