YA NO CUELA

Primera victoria

|

La prensa paniaguada se ha lanzado con una ferocidad desconcertante sobre la moción de censura planteada por Vox. Hablo, naturalmente, de la prensa ‘de derechas’; El País puede permitirse una actitud más serena, porque evidentemente no va con ellos, y así anunciaba simplemente en su primera de ayer, como el menor de los titulares, que “Vox anuncia una moción de censura para septiembre”.

La reacción de la prensa ‘pepera’ o ‘ciudadana’ es más significativa. ABC entra en el corazón de los protagonistas, lee sus mentes, y abre con un ‘Abascal busca protagonismo con una moción de censura inviable’. Analicen la frase. Uno pensaría que el modo de juzgar objetivamente la noticia y darla sería ‘Abascal anuncia una moción de censura’, añadiendo, quizá, el adjetivo de ‘inviable’. Que con ello Abascal quiera buscar protagonismo es una opinión, por cierto, altamente probable en cualquier medida propuesta por cualquier político. Siempre es posible titular, digamos, ‘ABC acepta autocensurarse tras cobrar subvenciones del Gobierno’, pero no dejaría de ser una opinión.

El Mundo es aún más retorcido: ‘Vox da oxígeno a Sánchez con una moción de censura inviable’. Recuerda un poco a todos esos que llaman ‘fábrica de independentistas’ a cualquier político que proponga la más tímida reacción a los desmanes nacionalistas. Si otro medio que no fuera ‘prensa seria’ sugiriese que una moción de censura ‘da oxígeno’ al censurado, todos mis compañeros le dibujarían figurativamente con un gorrito de papel de plata.

En cuanto al repetido adjetivo de ‘inviable’ -absolutamente innecesario para los lectores que sepan sumar- parece ignorar dos aspectos. El primero es que en nuestra democracia ha habido ya un puñadito de mociones de censura, de las que solo una ha sido ‘viable’. El segundo es que la moción de censura solo es ‘inviable’ en el sentido de que no es probable que descabalgue al presidente del Gobierno en la votación pertinente, pero esa no es la única finalidad posible del procedimiento parlamentario.

La Razón se pone histérica, lo que siempre tiene su gracia. El PSOE debe mucho a Paco Marhuenda, tanto como para dedicarle una calle en alguna aldea perdida. Pocos han hecho tanto para pastorear a la ingenua derecha sociológica hacia un PP que ha consagrado todo planteamiento ideológico del PSOE y que nunca le hará verdadera sombra. Titula La Razón: ‘Abascal no será el candidato de la moción estéril de Vox’.

Naturalmente, es un invento. La Razón no tiene ni idea de si Abascal será o no el candidato, y personalmente me parece improbable que no lo sea, pero lo de inventarse noticias no es nada nuevo en ese diario. Pero lo bonito es lo de ‘estéril’.

Pues bien: ya solo por haber suscitado esas primeras no ha sido ‘estéril’ el anuncio, sino enormemente útil. Ha mostrado exactamente lo que quería mostrar, lo que Vox necesita desesperadamente dejar claro: que no es la izquierda nominal, sino el espectro entero el que está furiosamente en contra. O, si se prefiere, que la derecha oficial es feliz de no tener que gobernar, cosa que no ha hecho nunca, porque los gobiernos peperos se han limitado a administrar la herencia ideológica socialista con una amorosa solicitud que solo le ha ganado desprecios.